Atajos:   Regiones                   Temas                
   Sectores                

Sección 2. ¿Las condiciones de trabajo y de vida de los trabajadores migrantes?

Un vistazo a la Sección 2

En esta sección se describen las condiciones de los trabajadores migrantes. Sus viajes para llegar a destino, el tipo de trabajos que hacen, la discriminación de que son objeto, son todos ellos algunas de las malas experiencias de la mayoría de los trabajadores migrantes.

 

La mayoría de las economías industrializadas se verían seriamente afectadas si no contaran con una numerosa mano de obra migrante. ¿Pero se les retribuye a esos trabajadores migrantes y sus familias de manera acorde con ello?

 

Los trabajos insalubres, peligrosos y arduos

 

Los trabajadores migrantes a menudo llevan a cabo los trabajos más insalubres, peligrosos y arduos. En las economías desarrolladas y subdesarrolladas hace mucho tiempo que se utiliza mano de obra migrante para abaratar costos y mantener vivas diversas empresas o inclusive sectores completos de la economía que son muy poco viables o competitivos.

 

Salud y seguridad profesionales



Para los trabajadores migrantes las cuestiones relativas a salud y seguridad profesionales revisten mucha importancia por distintos motivos:

 

• Los trabajadores migrantes tienden a conseguir trabajo en sectores conocidos por sus elevados índices de accidentes de trabajo fatales o graves, como la agricultura, la construcción y el procesado de carne.

• Debido a la diferencia de idioma y a las barreras culturales, los trabajadores pueden no comprender bien la información específica sobre salud y seguridad profesionales, las instrucciones o los enfoques de la formación que se les da.

• Muchos trabajadores migrantes hacen jornadas excesivamente largas, lo que puede ser un factor adicional para que sufran accidentes o contraigan enfermedades profesionales. Además, muchos trabajadores migrantes se ven obligados a vivir en alojamientos precarios, en barrios marginales y en viviendas insalubres. Esto puede causarles problemas generales de salud que los hacen más vulnerables a contraer enfermedades profesionales.

 

En Europa, entre los trabajadores migrantes el índice de accidentes laborales es del doble que el de los trabajadores no inmigrantes.

 

Se ahogaron mientras trabajaban en la economía informal

En febrero de 2004, veintitrés trabajadores se ahogaron en la Bahía de Morecambe, situada al noroeste de Inglaterra, mientras recogían mariscos en una costa donde las mareas son muy peligrosas. Procedían de China y trabajaban sin estar declarados ni protegidos. Su contratista (denominado gangmaster en el Reino Unido) no les advirtió para nada que tuvieran cuidado con la marea alta.

El gobierno del Reino Unido, a raíz de la presión sindical y de la indignación de la opinión pública ante esas muertes, finalmente promulgó una ley para controlar las actividades de los gangmasters.

La ley sobre los gangmasters (licencias) de 2004 creó dos nuevos delitos: suministrar mano de obra sin licencia y utilizar los servicios de un proveedor de mano de obra carente de licencia. Quienes sean declarados culpables de estos delitos pueden ser condenados a cumplir penas de hasta 10 años de cárcel.

 

Libertad sindical

 

A muchos trabajadores migrantes se les deniega el derecho de formar sindicatos o de afiliarse a los mismos y en algunos casos esta restricción está inclusive estipulada por ley. En Kuwait, los trabajadores extranjeros –que constituyen el 80 por ciento de la fuerza laboral- tienen que haber residido en el país durante por lo menos cinco años y sacar un certificado de moralidad y buena conducta para que se les permita afiliarse a un sindicato aunque sin derecho a voto. No se les permite presentar sus candidaturas para ningún cargo sindical. En el nuevo proyecto de legislación laboral se han eliminado las restricciones relativas al papel de los trabajadores extranjeros en los sindicatos. En Kirguistán, se los excluye explícitamente de la cobertura que brinda la legislación laboral. En algunos países se prohíbe que los trabajadores migrantes ocupen cargos electos en los sindicatos, por ejemplo, en Mauritania, Nicaragua, Rwanda y la República Bolivariana de Venezuela. Un puñado de sindicatos todavía limita la afiliación de trabajadores migrantes, a pesar de los convenios de la OIT. Como es evidente, esos sindicatos deberían levantar esas restricciones.

 

Se debería conferirse mayor flexibilidad a las legislaciones a fin de permitir que las organizaciones ejerzan sin trabas la libre elección de sus dirigentes y a los trabajadores extranjeros tener acceso a las funciones sindicales, por lo menos una vez pasado un período razonable de residencia en el país de acogida.

Comité de Libertad Sindical de la OIT, 290º. Informe, Caso núm. 1612

 

Este problema es todavía más serio en el caso de los trabajadores migrantes indocumentados. En 2001 entró en vigencia en España una ley que denegaba los derechos sindicales a los trabajadores migrantes indocumentados. El Comité de Libertad Sindical de la OIT dictaminó que dicha ley estaba en contravención con el Convenio núm. 87 de la OIT(libertad sindical y protección del derecho de sindicación, 1948). A raíz del dictamen del Comité de Libertad Sindical de la OIT, la Corte Constitucional de España declaró que tales disposiciones eran inconstitucionales, reconfirmando el derecho de libertad sindical para todos los trabajadores migrantes. Este caso se discute de manera más detallada en la Sección 5 de este manual.

Pero no se trata de una mera cuestión de leyes. Hay empleadores inescrupulosos a quienes les gusta emplear trabajadores migrantes precisamente porque pueden explotarlos. Cuando los trabajadores están sindicalizados resulta más difícil explotarlos. En muchos casos, los empleadores pueden tomar rápidas medidas contra los trabajadores migrantes. Si están en situación irregular, el empleador puede amenazarlos con informar a las autoridades de su presencia y hacerlos deportar. En muchos países, una visa de ingreso o un permiso de trabajo dependen de que se tenga un determinado empleador. Al despedir al trabajador, el empleador puede hacer que se cancele el permiso para permanecer en el país.

Vincular los permisos de trabajo o las visas de ingreso al empleo con un determinado empleador equivale a dar luz verde a la explotación. Se debe permitir que los trabajadores migrantes cambien de empleador sin sufrir consecuencias adversas. El Convenio núm. 143 (trabajadores migrantes (disposiciones complementarias) (1975)) estipula este derecho una vez transcurrido un tiempo razonable, no superior a los dos años.

 

Salarios

 

En general, los salarios de los migrantes son inferiores a los de los trabajadores nacionales. Esto puede deberse en parte a la diferencia de nivel de las calificaciones de los migrantes pero no cabe duda de que las prácticas discriminatorias también tienen que ver con ello. Existen asimismo diferencias salariales entre los distintos grupos de migrantes y, en general, las mujeres son quienes se llevan la peor parte.

 

Discriminación

 

En muchos países sigue habiendo mucha discriminación en el empleo. La misma adopta múltiples formas. Se discrimina en función del sexo, el origen étnico, el idioma, la nacionalidad, la religión o la condición jurídica del migrante...

En 1999, la Comisión de Expertos independientes en la Aplicación de Convenios y Recomendaciones (CEACR) de la OIT señaló que:

 

Las trabajadoras migrantes son víctimas de discriminación por dos motivos: en primer lugar, porque son extranjeras y por ello enfrentan las mismas discriminaciones que los trabajadores hombres; y en segundo lugar, porque son mujeres, y por su condición, son con frecuencia víctimas de concepciones tradicionales, muy arraigadas — relativas al lugar que las mujeres ocupan en la sociedad en general y en la vida profesional en particular — que prevalecen tanto en los países de origen como en los de empleo. Esas actitudes sociales pueden tener repercusiones, por ejemplo, sobre el derecho de esas trabajadoras para abandonar su país de origen sin autorización de su cónyuge, emprender ciertas actividades profesionales, obtener la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor, acceder a una educación o a programas de formación, etc. A este respecto, no se puede sino observar que la gran mayoría de las trabajadoras migrantes se concentra en profesiones o sectores de actividad «típicamente femeninos», que no sólo tienden a ser menos remunerados que los empleos ocupados por hombres sino que también figuran entre los menos protegidos por la legislación del trabajo.

 

Convenio de la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958 (núm. 111)

El Convenio núm. 111 de la OIT se ocupa de la discriminación en el empleo y la ocupación. Este convenio, que es uno de los ocho que han sido designados convenios «fundamentales» sobre derechos humanos, constituye un texto clave con respecto a la discriminación en el trabajo.

En su artículo 1 se establece que la discriminación comprende:

...cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación;

Cabe destacar que en esta lista no figura la nacionalidad; los Estados pueden denegar a un trabajador el acceso a su mercado laboral debido a su nacionalidad. No obstante, los trabajadores están protegidos por el Convenio núm. 111 si se los discrimina por alguno de los motivos enunciados. A los efectos del Convenio, los términos empleo y ocupación incluyen tanto el acceso a los medios de formación profesional y la admisión al empleo y a las diversas ocupaciones como las condiciones de trabajo.

Los Estados miembros que ratifican el Convenio se obligan a:

formular y llevar a cabo una política nacional que promueva, por métodos adecuados a las condiciones y a la práctica nacionales, la igualdad de oportunidades y de trato en materia de empleo y ocupación, con objeto de eliminar cualquier discriminación a este respecto

 

Desempleo

Entre los trabajadores migrantes, los índices de desempleo son generalmente superiores a los de los trabajadores nacionales. Las trabajadoras y trabajadores migrantes tienen el doble de posibilidades de estar desempleados que los no migrantes, según señala la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) , agrupación de los países ricos industrializados.

Algunos pueden utilizar este hecho para respaldar su argumento de que los migrantes cobran subsidios sociales pero está claro que la discriminación es la razón de su falta de trabajo. Diversos estudios de la OIT muestran que a las trabajadoras o trabajadores migrantes que tienen igual formación e igual experiencia que los trabajadores nacionales no se les concede ni siquiera una entrevista por el mero hecho de que sus apellidos suenen extranjeros.

 

Seguridad social

A menudo hay diferencias en lo referente al acceso de los trabajadores migrantes a la seguridad social y a la cobertura de la misma. Esto se aplica más especialmente a los trabajadores temporeros, a los de temporada, a los subcontratados y a los indocumentados. Los empleadores inescrupulosos muchas veces hacen contratos de trabajo temporero para eludir sus responsabilidades en materia de seguridad social. Muchos trabajadores migrantes tienen que hacer aportes a la seguridad social aunque nunca puedan acceder a sus prestaciones.

 

Racismo y xenofobia

Los racistas agreden física o verbalmente a los trabajadores migrantes. A los ejemplos que figuran a continuación se les podrían agregar muchísimos otros.

 

• En octubre de 2000, la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) condenó las agresiones perpetradas en Libia contra trabajadores migrantes. Por lo menos 500 nigerianos resultaron muertos y muchos más heridos. Fueron agredidos por jóvenes libios que tomaron como blanco a los migrantes negros, supuestamente después de que el gobierno decidiera tomar medidas contra el empleo de extranjeros. Los ataques se originaron debido a que se difundió información según la cual los migrantes africanos habrían estado implicados en el tráfico de drogas o la venta de alcohol. 

• En junio de 2007, una agencia de noticias de Tayikistán informó que más de medio millón de tayikos se van del país a buscar trabajo y que muchos terminan en La Federación Rusa como inmigrantes ilegales, donde son víctimas de muchos accidentes, agresiones racistas y otros delitos. Esa agencia informaba que durante el primer semestre de 2007 se habían repatriado desde la Federación Rusa los cuerpos de más de 100 emigrantes muertos.

• En octubre de 2007, en Columbia Británica, Canadá, hombres blancos arrojaron piedras contra un autobús que transportaba trabajadores agrícolas del sur de Asia. En esa zona se cometieron varias agresiones durante los últimos años. 

 

VIH/SIDA, salud reproductiva y salud materna

La migración acentúa tanto los riesgos como la vulnerabilidad con respecto al VIH/SIDA. Uno de los ejemplos es el de los trabajadores migrantes de las minas de Sudáfrica, entre los cuales hubo elevados niveles de infección debido a las malas condiciones de vida y de trabajo que les proporcionan las empresas mineras.

En general, la vulnerabilidad al VIH es mayor cuando las personas viven en condiciones de pobreza, exclusión social, soledad y anonimato. En un documento de la OIT, donde se examina la relación entre migración laboral y vulnerabilidad al VIH, se señala lo siguiente:

 

Para los migrantes que se instalan en una nueva comunidad, las normas sociales y sexuales pueden ser diferentes de las de su comunidad de origen. Pueden tener que vivir hacinados y al tener pocas posibilidades de esparcimiento se consume más alcohol, drogas y se tienen relaciones sexuales comerciales y/u ocasionales. Esto se aplica especialmente a los trabajadores que no pueden emigrar con sus parejas o familias. En un estudio sobre los migrantes de temporada de Malí y Níger que trabajan en Côte d’Ivoire se observó que el 90 por ciento de ellos eran casados pero que menos del 10 por ciento iba acompañado de su pareja. Sin los sistemas básicos de respaldo que brindan la familia y la comunidad es mucho más probable que se asuma un comportamiento riesgoso, cuyas consecuencias pueden trasmitirse luego a la familia y a la comunidad de origen.

 

Sin embargo, a los trabajadores migrantes no siempre se les da acceso a tratamiento y prevención. Además, algunos países siguen exigiendo una prueba negativa de VIH como condición para conceder visas o prorrogarlas. Esto va en contra de los derechos humanos y de las buenas prácticas estipuladas en el Código de práctica de la OIT sobre el VIH/SIDA y el mundo del trabajo y no ayuda a prevenir la propagación de la enfermedad.

El género desempeña un importante papel en la vulnerabilidad a las infecciones de VIH y las trabajadoras migrantes se encuentran entre las personas que más riesgo corren de ser objeto de acoso sexual o de tener relaciones sexuales forzosas. Las numerosísimas trabajadoras domésticas forman un grupo especialmente vulnerable. Por ejemplo, más del 60 por ciento de los migrantes de Sri Lanka son mujeres que trabajan principalmente en el servicio doméstico. Muchas veces son indocumentadas o sus empleadores o la agencia de empleo retiene su documentación; tienen pocos derechos y no suelen estar protegidas por las leyes locales. Tampoco tienen suficiente poder como para negarse a tener relaciones sexuales con sus empleadores.

 

Repertorio de recomendaciones prácticas de la OIT sobre el VIH/SIDA y el mundo del trabajo

La detección de la enfermedad no detiene el VIH/SIDA

No se debería exigir la presentación de diagnósticos relativos al VIH a los solicitantes de un puesto de trabajo ni a quienes ejercen un empleo. (Párrafo 4.6) La detección del VIH no debería efectuarse en el lugar de trabajo. No es necesaria y pone en peligro los derechos humanos y la dignidad de los trabajadores: los resultados de las pruebas de detección pueden acabar siendo divulgados y explotados indebidamente, y es posible que el consentimiento del trabajador no sea siempre absolutamente libre o no esté basado en un conocimiento pleno, es decir, en la apreciación de todas las circunstancias y consecuencias de las pruebas médicas. Incluso fuera del lugar de trabajo, las pruebas confidenciales relativas al VIH sólo deberían ser efectuadas por personal especializado sobre una base voluntaria y con el pleno consentimiento y conocimiento del interesado, respetándose estrictamente su carácter muy confidencial. (Párrafo 8)

Prohibición en el momento de la contratación y en el curso de la relación de trabajo

No se debería exigir una prueba de detección del VIH en el momento de contratar a los trabajadores o como requisito para la continuación de la relación de trabajo. En ningún reconocimiento médico ordinario, por ejemplo, los de aptitud física antes de la colocación o los exámenes periódicos, debería hacerse una prueba obligatoria del VIH. (Párrafo 8.1)

 

 

Peligrosos viajes

Debido a las políticas gubernamentales que dificultan el desplazamiento de los trabajadores migrantes hay una gran industria que ofrece trasladar a los trabajadores a destinos «atractivos», por un determinado precio. Los trabajadores pueden llegar a tener que pagar considerables sumas de dinero a agentes a quienes en algunos países se llama contrabandistas de personas o directamente «hienas». Se lleva entonces a esos migrantes haciendo un riesgoso periplo. Ha habido trabajadores a quienes se hizo viajar en contenedores y murieron asfixiados. A otros se los hizo viajar en barcos o botes que se hundieron en el mar o se los abandonó.

 

• Se estima que anualmente mueren ahogados unos 800 marroquíes intentando cruzar el mar para llegar a España.

• En octubre de 2003, 70 personas que trataban de llegar a Europa pasando por Libia perecieron en el mar en el curso de una horrible odisea. Murieron de hambre y de sed luego de que el barco sufriera una avería y navegara a la deriva durante por lo menos 10 días, hasta que lo encontró un barco italiano. Cuando los marineros italianos abordaron el barco lleno de cadáveres solamente quedaban 15 personas vivas.

•En 2005 se encontraron 282 cuerpos en la frontera entre México y los Estados Unidos.

 

Según un informe sindical:

 

Mauritania, por ejemplo, en el curso de los últimos meses se ha convertido en un carísimo paso para las rutas de inmigración clandestina -sobre todo debido al refuerzo de la vigilancia en las costas de Marruecos y en los enclaves españoles de Ceuta y Melilla-, y ahora ocupa casi todos los días las primeras planas de las noticias de actualidad debido a la macabra cantidad de clandestinos que perecen en el mar o que son rechazados al intentar llegar a territorio español. Desde que comenzara 2006, más de 3.000 clandestinos fueron interceptados en las aguas de las Islas Canarias. Según distintas estimaciones, habrían perecido ahogadas entre 200 y 1.000 personas

 

Explotación al regreso

A muchos gobiernos lo único que les interesa es sacar provecho del duro trabajo que hacen los emigrantes y no toman disposiciones para ayudarlos ni protegerlos. A su regreso las autoridades de inmigración y aduana los hostigan.

 

Indonesia

Según se sabe, los legisladores protegen a las 400 agencias de contratación que generan aproximadamente US$2.000 millones por año de recaudación cobrando a cada emigrante US$1.500 para enviarlos al extranjero, debido a lo cual en una de las críticas se dijo que: «no es probable que el Parlamento promulgue leyes que vayan en contra de los intereses de las agencias». Algunos agentes les pagarían US$100 a los legisladores por cada emigrante reclutado en sus respectivos distritos y los emigrantes que vuelven al país se quejan de que en Yakarta, cuando pasan a través de una terminal especial para ellos, en lugar de protegerlos, los agentes gubernamentales o privados les cobran aranceles no autorizados y les dan tipos de cambio desfavorables.

Philip Martin, Merchants of labor: Agents of the evolving migration infrastructure Instituto Internacional de Estudios Laborales, 2005

 

Trata de seres humanos

 

La trata de seres humanos en una de las formas extremas de la migración irregular. Hay todo tipo de trabajadores objeto de trata pero más especialmente las mujeres y los niños. La trata de seres humanos aumentó drásticamente durante los años noventa. La OIT estima que alrededor de 2,4 millones de personas han sido objeto de trata para destinarlas a realizar trabajo forzoso.

Se ha prestado mucha atención a la trata de seres humanos para destinarlos a la explotación sexual comercial (ESC). Sin embargo, debe subrayarse que también se efectúa trata de personas para otros tipos de trabajo. En tales casos, pueden obligarlos a hacer tareas riesgosas o cumplir largas jornadas de trabajo, pueden ser agredidos y percibir una paga ínfima o ninguna paga en absoluto.

En lo referente a la trata de personas, el enfoque de los derechos humanos es muy claro y se da primacía a las víctimas. Esto se reconoce en el Protocolo de la ONU para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños (Cabe señalar que éste es un protocolo que complementa la Convención de la ONU contra la delincuencia organizada transnacional al que a veces se denomina Protocolo de Palermo.)

En este Protocolo de la ONU, por trata de personas se entiende:

...la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos (art. 3(a)).

Diversos convenios de la OIT se refieren específica o implícitamente a la trata de seres humanos. El Convenio sobre los trabajadores migrantes (disposiciones complementarias), 1975 (núm. 143) estipula las medidas que se deben tomar contra la trata de mano de obra (artículo 5) y el Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999 (núm. 182) define la trata de niños como una de las peores formas de trabajo infantil. Por lo tanto, los Estados miembros que ratifican el Convenio núm. 182 deberían tomar medidas para que se elimine la trata de niños, dentro del marco de un programa donde se estipulen fechas concretas. La Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones ha expresado graves preocupaciones con respecto a la trata de seres humanos dentro del contexto del Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930 (núm. 29) y en 2000 dio a conocer una observación general sobre este problema.

 

¿Dónde están los 11 filipinos?

En noviembre de 2007, la central sindical nacional canadiense Canadian Labour Congress (CLC) se vio obligada a reclamar una inmediata moratoria para el Programa de Trabajo Temporero de Extranjeros –del gobierno canadiense- debido a los reiterados abusos y explotación que se cometían: Dentro del marco de dicho programa inclusive se hacía trata de trabajadores. El gobierno mismo reconoció que no podía «controlar las condiciones de trabajo que los empleadores brindaban luego del ingreso a Canadá «.

El CLC actuó basándose en un informe según el cual el Programa de Trabajo Temporero para Extranjeros había permitido que un agente de empleo engañara a 11 trabajadores haciéndolos ir a Canadá aunque no existían los empleos prometidos. Esos trabajadores –a quienes se denominó «los 11 filipinos» pasaron a estar sometidos a servidumbre por deudas tras haber tenido que pagar más de $10.000 a los agentes de empleo; se les habían prometido trabajos por los que percibirían hasta 23 dólares canadienses por hora. Pero una vez que estuvieron en Canadá, se los «vendió» a empleadores sin escrúpulos, se los mantuvo aislados en una casa de campo y se los obligó a hacer tareas de ínfima categoría pagándoles –cuando se les pagaba- mucho menos de lo que se les había prometido.

 

¿Migración, tráfico ilícito o trata de seres humanos?

 

Dado que existe cierta confusión con respecto a estos términos, es importante que los sindicalistas conozcan bien las diferencias existentes entre ellos y las distinciones que se hace en el derecho internacional.

La migración puede llevarse a cabo a través de canales regulares o irregulares. Puede ser el resultado de una opción de vida o los migrantes pueden verse obligados a hacerla para poder sobrevivir (por ejemplo, durante un conflicto, una crisis económica o una catástrofe medioambiental). Cuando el método de migración es irregular, los migrantes pueden recurrir a la ayuda de algún traficante, quien les facilita el ingreso ilegal a un determinado país a cambio de un monto de dinero. Los traficantes pueden exigir precios exorbitantes y también exponer a los migrantes a graves riesgos en el curso del viaje pero a su llegada a destino, los migrantes pueden marcharse por su cuenta y normalmente no quieren ver nunca más a los traficante.

 

Tráfico ilícito de personas

La definición internacional del tráfico ilícito de personas está comprendida en el Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire, complementando la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada trasnacional (2000).

 

Por tráfico ilícito de migrantes se entenderá «la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado Parte del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material» (art. 3 (a)).


Una cláusula muy importante del Protocolo estipula que: 

 

Los migrantes no estarán sujetos a enjuiciamiento penal con arreglo al presente Protocolo por el hecho de haber sido objeto de (tráfico ilícito).

 

 

La trata de personas también infringe el derecho internacional y se la debería penalizar en las legislaciones nacionales. Lo que puede suceder es que las personas que buscan trabajo emigren, crucen alguna frontera y luego sean objeto de trata. Pueden haber firmado un contrato con un agente pero el mismo no sirve de nada cuando se utiliza violencia y coacción, en un país cuyo idioma esas personas no hablan o donde no tienen a quién recurrir.

La inmensa mayoría de las personas que son objeto de trata pueden creer que están cruzando una frontera para obtener un empleo legítimo. En la mayoría de los casos de las personas objeto de trata, sus verdaderos problemas comienzan recién cuando llegan al país de destino. El trabajo que les prometieron no existe y se ven en cambio obligadas a hacer trabajos o a someterse a condiciones que no habían aceptado.

 

La causa profunda de la trata de seres humanos

La pobreza y la falta de equidad son las causas profundas de la trata de seres humanos. También inciden la discriminación de géneros dentro de las familias y las comunidades y una tolerancia con respecto a la violencia contra la mujer y los niños. Otras de las causas son la falta de una legislación adecuada y de la necesaria voluntad política para combatir este problema, las políticas que restringen la inmigración, la globalización de la industria del sexo y la participación de redes de delincuencia organizada transnacional.

Trata de seres humanos: Nuevos enfoques para combatir el problema, OIT, Ginebra 2003.