Atajos:   Regiones                   Temas                
   Sectores                

Capítulo 1. La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas y los Pueblos Indígenas

1. Sindicalismo y derechos de los pueblos indígenas

¿Por qué el sindicalismo defiende los derechos de los pueblos indígenas?

Los miembros de los pueblos indígenas también son trabajadores, trabajadores en las llamadas ocupaciones tradicionales (ligadas a los derechos colectivos) o, cuando migran fuera de sus territorios tradicionales, trabajadores empleados o auto-empleados en zonas rurales o urbanas.

Las estadísticas nacionales en América Latina relativas a trabajo forzoso, trabajo infantil, trabajo doméstico y trabajo en la economía informal, muestran que la gran mayoría de trabajadores inmersos en estas situaciones de precariedad y explotación laboral son trabajadores indígenas. Solo por este hecho el sindicalismo tiene la obligación defender y promover sus derechos.

Pero no es solo por ello, también hay un elemento vinculado a la acción política del sindicalismo. El sindicalismo no es solo reivindicaciones de derechos económicos de los afiliados. El sindicalismo lucha por un modelo de desarrollo basado en la justicia social, la igualdad sustancial y por un trabajo digno. Es decir el sindicalismo lucha contra aquel modelo que pretende mercantilizar bienes esenciales de las personas: su trabajo, su salud, el agua, la propiedad comunal de los territorios de los pueblos indígenas, entre otros.

En este sentido, para el sindicalismo el trabajo conjunto con los pueblos indígenas es políticamente estratégico. Sumar fuerzas para luchar por un modelo de desarrollo alternativo, por seguir construyendo derechos y para hacerlos vigentes en la práctica. Por esto, para la defensa y promoción de estos derechos, la principal alianza es con los pueblos indígenas. Esto en el marco de un dialogo intercultural, de reconocimiento del otro y de respeto de su identidad.

El movimiento sindical y los pueblos indígenas son actores protagónicos de su propio desarrollo, con capacidad de lucha y de construcción de agendas políticas. Por tanto la relación entre ambos no debe ser de subordinación entre uno y otro ni tampoco de suplantación. Este es nuestro punto de partida para el proceso de fortalecimiento de alianzas y de articulación de agendas políticas destinadas a la defensa de los derechos de los pueblos indígenas.

2. La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA)

La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA), constituida el 27 de marzo de 2008 en la ciudad de Panamá, es el resultado de un largo proceso histórico de acciones unitarias y programáticas por parte del movimiento sindical de las Américas destinado a luchar por un proyecto de desarrollo sostenible basado en la justicia social, la igualdad sustancial y el respeto de los derechos y reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras de la región, a fin de construir sociedades más justas y más humanas.

Desde su fundación la CSA ha trabajado en base a Programas de Acción en los cuales se expresa las reivindicaciones que se pretende defender y conquistar y los objetivos que se aspira a lograr a través de la acción colectiva por parte de las organizaciones afiliadas en el continente.

El Plan Estratégico 2012-2016 tiene los siguientes ejes estratégicos:


Eje 1:

Desarrollo sustentable

Objetivo estratégico: Participar e incidir en la construcción y concreción de un modelo alternativo de desarrollo sustentable en lo económico, social, ambiental y político, que tenga como eje el trabajo decente.


Eje 2:

Trabajo decente y libertad sindical

Objetivo estratégico:Defender y ejercer la libertad sindical, la negociación colectiva y la seguridad social para todas/os como derechos humanos fundamentales, condición para la vigencia del trabajo decente.


Eje 3:

Organización Sindical y Autorreforma

Objetivo estratégico: Impulsar la democratización, transformación, crecimiento y empoderamiento del sindicalismo que le permita ser actor fundamental en la lucha por una nueva hegemonía que viabilice un modelo de desarrollo inclusivo.


Eje 4:

Paz, democracia y derechos humanos

Objetivo estratégico: Contribuir a la construcción de sociedades realmente democráticas y participativas, que garanticen para todas/os la paz y los derechos humanos, con justicia social y económica, y promuevan y respeten la libertad sindical, la equidad de género y la atención a los sectores más vulnerables.


Eje 5:

Fortalecimiento institucional de la CSA

Objetivo estratégico: Fortalecer la estructura organizativa, administrativa y financiera que sea adecuada a las demandas de la realidad sindical de las Américas y a los desafíos de su misión y estrategia.


Actualmente la CSA es la expresión sindical regional más importante del continente americano, representa a más de 52 millones de trabajadores y trabajadoras en las Américas. Los documentos acerca de la CSA, sus objetivos y actividades, pueden ubicarse en la página web de CSA: "http://www.csa-csi.org/index.php"

3. La CSA y los pueblos indígenas

La CSA, como principal expresión del movimiento sindical de las Américas, mantiene una permanente solidaridad con las luchas de los pueblos indígenas y afrodescendientes por sus derechos y reivindicaciones.

A fin de dotar a la CSA de un fuerte y definido Programa de Acción que dé cuenta de una estrategia de mediano y largo plazo frente a los grandes asuntos para los y las trabajadoras y para la región, el Segundo Congreso de la CSA (Foz de Iguazú, 2012) adoptó una serie de Resoluciones los que constituyen mandatos políticos para todos sus órganos y organizaciones afiliadas para el periodo 2012-2016.

La CSA ha expresado a través de la Resolución N° 15 “Sobre Paz, Democracia y Derechos Humanos” el principio político-sindical respecto de la situación de los pueblos indígenas, condenando la situación de violación sistemática de sus derechos y reconociendo la responsabilidad de los Estados y los agentes privados por esta situación y por su invisibilización.


Resolución N° 15 “Sobre Paz, Democracia y Derechos Humanos”
 -------------------------------------------------------------------------

 13. El Congreso condena la situación de violación sistemática de los derechos de los pueblos indígenas y afro descendientes, vulnerados a lo largo de la historia por los propios Estados y diversos grupos de interés, entre ellos las corporaciones trasnacionales. La paulatina pérdida de sus derechos ha sido invisibilizada por grupos de intereses que se apropian de sus tierras ancestrales, para explotar de manera insustentable sus recursos naturales, poniendo en peligro los ecosistemas y vulnerando sus derechos fundamentales, en particular su derecho a participar y ser consultados sobre el uso y destino de sus territorios ancestrales. Afirmamos que la violación de los derechos de propiedad de los pueblos indígenas y afrodescendientes sobre sus tierras y territorios no puede sustentarse en justificaciones de desarrollo o de interés nacional, que no respeten el derecho al hábitat y a recursos naturales, los cuales revisten una importancia crucial para la supervivencia cultural y material de estos pueblos.


Programa de Acción de la CSA


i) promover el respeto y consulta a las poblaciones indígenas y originarias y la plena aplicación del convenio 169 de la OIT, sobre pueblos indígenas y tribales en territorios independientes. El movimiento sindical de las Américas reivindica la existencia de instancias de participación y decisión de los pueblos indígenas. Además, estas consultas deben ser vinculantes y respetadas por los Gobiernos. Debe mantenerse una permanente solidaridad con las luchas de los pueblos indígenas por sus derechos;

 

 Además de la Resolución N° 15 “Sobre Paz, Democracia y Derechos Humanos”, otras Resoluciones adoptadas en el II Congreso de la CSA hacen referencia explícita a la situación de los derechos de los pueblos indígenas o a hacen referencia a situaciones de explotación y discriminación que afectan en gran medida a los trabajadores indígenas, situaciones como la trata y el tráfico de personas o las formas modernas de esclavitud y otras formas de trabajo forzoso. El Programa de Acción y las Resoluciones adoptadas en el Segundo Congreso de la CSA pueden ubicarse en el link: "http://csa-csi.org/index.php?option=com_docman&Itemid=181&lang=pt"

4. Autorreforma Sindical y derechos de los pueblos indígenas

Ante la constatación de la situación de debilidad y pérdida de representación de las organizaciones sindicales, la CSA desde su fundación adoptó como eje estratégico la Autorreforma Sindical con el desafío de impulsar un proceso de cambios desde el interior del propio movimiento sindical para ponerse al día con las necesidades que las transformaciones del mundo del trabajo le imponen.

La Autorreforma Sindical se entiende como el proceso de innovación organizacional sindical que facilita la construcción de nuevas estructuras por sector o innovar estructuras ya existentes, generando una mayor fortaleza organizacional, representatividad, legitimidad e influencia a todos los niveles donde se definen aspectos que involucran derechos como la contratación colectiva de los trabajadores y trabajadoras de cualquier condición.

Este proceso comporta diferentes componentes como la modificación de las dinámicas y prácticas sindicales, la adopción de nuevos métodos y estructuras organizativas y las formas de afiliación y representación.

Los pueblos indígenas conforman colectivos que tradicionalmente no han estado cubiertos por las acciones de defensa del movimiento sindical, tradicionalmente destinadas a las violaciones laborales en espacios urbanos y formales. En este sentido, este colectivo ha sido identificado como un sector que prioritariamente debe ser cubierto por la acción sindical, ya sea por tener una escasa presencia sindical, por los problemas para el ejercicio de los derechos laborales individuales y colectivos o por representar a un sector que potencialmente puede convertirse en espacio para el crecimiento y la ampliación de la base organizativa sindical.

La CSA se encuentra impulsando dos campañas a nivel continental a fin de fortalecer los procesos de Autorreforma Sindical: la Campaña Continental por la “Libertad Sindical, la Negociación Colectiva y la Autorreforma Sindical”, y la Campaña “Organizarse para reforzar el poder de los trabajadores/as”.

Ambas Campañas han tenido amplia receptividad en los países donde se han estado ejecutando y en las organizaciones afiliadas y fraternas participantes, reforzando el trabajo nacional y recolocando el eje estratégico de la Autorreforma Sindical en la agenda regional.

Dada la gran receptividad de tales Campañas en los países donde se ejecutó la CSA considera prioritario hacer un despliegue de las mismas en todo el continente, acompañando iniciativas y procesos de las organizaciones en los distintos países, así como acciones que pudieran tener vinculación y cobertura de las Campañas, como por ejemplo, la Jornada por el Trabajo Decente celebrado el día 7 de octubre de cada año.

5. La Plataforma de Desarrollo de las Américas (PLADA)

Conscientes de la necesidad de profundizar las transformaciones impulsadas en años recientes por los proyectos políticos emancipatorios en curso en el continente, la CSA ha elaborado la Plataforma de Desarrollo de las Américas (PLADA).

La PLADA es la plataforma política del movimiento sindical de las Américas que define orientaciones y principios que involucran a todos los pueblos de América y del mundo, y a sus trabajadoras y trabajadores. Tiene relevancia como herramienta política y de lucha para la defensa y profundización de los derechos laborales a escala mundial, y como alternativa y estrategia de desarrollo construida desde el movimiento de las y los trabajadores. El documento de la PLADA puede ubicarse en el siguiente link:

http://www.csacsi.org/index.php?option=com_docman&task=cat_view&gid=382&Itemid=181&la ng=es

Se pretende que la PLADA se convierta en el instrumento para la movilización y acción política del sindicalismo de cara a los distintos actores sociales y políticos, así como frente a los gobiernos de la región, para promover el conjunto de las transformaciones necesarias en una perspectiva estratégica. Es un instrumento de acción para dar igualdad sustantiva a los desiguales, destinado a convocar a los diversos actores sociales y políticos a caminar juntos para la construcción de las alternativas por la disputa de una nueva hegemonía.

La CSA presentó oficialmente la PLADA el 6 de Mayo del 2014 en la ciudad de Santiago de Chile, con la presencia de la presidenta Michelle Bachelet, ante la presencia de 5 mil personas, representantes sindicales de más de 20 países, políticos y autoridades de la región.1 El vídeo del lanzamiento oficial se puede visualizar en el link: https://www.youtube.com/watch?v=rlb2tkIzEVk

A partir de su lanzamiento se pretende articular todo movimiento sindical para que se apropie de la propuesta y desarrolle debates sobre la aplicación de la PLADA de acuerdo a su realidad nacional, en coordinación con otros procesos en marcha tales como los relacionados a la Autorreforma Sindical, la igualdad y equidad de género, la incorporación de los/as jóvenes trabajadores/as, de los/as migrantes, entre otros, procesos articulados y coherentes con la acción sindical de la CSA en las Américas.

* Nueva relación Estado, Sociedad y Mercado

En el contexto de la crisis mundial y las crisis políticas derivadas de ella, la PLADA contiene la posición político-sindical frente a las medidas adoptadas con el objetivo de enfrentar las crisis, reconociendo las nuevas fuerzas colectivas que buscan la aplicación de políticas destinadas a profundizar la democracia y resaltar la importancia del rol del Estado y de la integración regional a fin de establecer una nueva relación entre Estado, Sociedad y Mercado.

 Nueva relación Estado, Sociedad y Mercado
 -------------------------------------------------

 1. La crisis mundial desemboca en crisis políticas que socavan las instituciones democráticas nacionales y redundan en mayor injerencia de las corporaciones y otros poderes trasnacionales sobre la vida de los pueblos.

2. Los países que lograron resistir el sismo financiero adoptaron medidas de preservación de la inversión pública, el empleo, los niveles salariales y de pensiones, el consumo y la producción, así como diseñaron nuevas medidas para impedir la pobreza extrema. En cambio, la recesión fue profunda en aquellos que adoptaron medidas conservadoras de recortes de gastos y reducción de salarios y empleos.

3. Las soluciones de mercado para enfrentar la crisis global han fracasado. Nuestros Estados deben retomar el control y poder sobre el mercado y deben reconstruir su capacidad de generar ingresos para satisfacer las necesidades sociales y de regulación de la actividad económica y social general.

4. Las transformaciones recientes en el continente señalan el ascenso de fuerzas políticas y sociales que buscan formas de organización y representación distintas al despliegue radical de políticas inspiradas por el llamado “Consenso de Washington”. Estas nuevas fuerzas colectivas tienen su origen en las luchas contra las dictaduras militares y los gobiernos autoritarios que instauraron el neoliberalismo.

5. Profundizar la democracia significa establecer una nueva relación entre Estado, mercado y sociedad, con autonomía e independencia de los mercados financieros. Debe pensarse al Estado como potencia de las mayorías populares, lo que significa la participación activa del pueblo trabajador en lo público, y no la mera reivindicación de la tutela gubernamental o su consideración como si fuese un patrón más.

6. La intervención estatal debe asegurar el pleno empleo y contribuir a la redistribución de la riqueza frente al efecto concentrador del mercado, mediante políticas sociales, fiscales y monetarias soberanas para enfrentar coyunturas de estancamiento o crisis. Se debe establecer un sistema de corresponsabilidades en el cual los actores económicos y corporativos de mayor peso deberán asumir mayores cargas y responsabilidades para superar los períodos de crisis.

7. El Estado debe garantizar servicios públicos de calidad, asegurando pleno acceso a las necesidades básicas de la población. Abastecimiento de agua potable, garantía de electricidad, sistema de salud universal e integral, educación, seguridad, son temas que afectan directamente la calidad de vida de todos y todas y los poderes públicos tienen que hacerse responsables.

8. La integración regional no debe ser confundida con el flujo comercial y la liberalización arancelaria en forma excluyente respecto a otros contenidos. Ambas responden a menudo a una lógica de competencia entre países por la generación de mejores condiciones para las empresas transnacionales.

9. Resulta primordial superar la concepción según la cual potenciar el vínculo de los países de las Américas con las potencias industrializadas constituye el único camino hacia el desarrollo económico. El desafío es avanzar en la reformulación de las asimetrías históricas entre el Norte y el Sur, y el fortalecimiento de los vínculos de cooperación Sur-Sur.

10. Esta estrategia de desarrollo promueve la protección y la ampliación de derechos. Organiza un Estado para la sociedad y regenera la capacidad del Estado para controlar y regular el mercado con el fin de satisfacer las necesidades sociales actuales y velar por las de las generaciones futuras.

 

* La PLADA y los pueblos indígenas

En relación a los pueblos indígenas la PLADA contiene un apartado denominado “Autodeterminación cultural de los pueblos originarios y afro-descendientes y respeto a la plurinacionalidad” la cual expresa la plataforma política del movimiento sindical de las Américas relativa a la defensa y promoción de los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas en el marco de la búsqueda de un paradigma de desarrollo alternativo al modelo hegemónico.

 AUTODETERMINACIÓN CULTURAL DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y AFRO-DESCENDIENTES Y RESPETO A LA PLURINACIONALIDAD
 ---------------------------------------------------------------------
 39. Esta estrategia de desarrollo fomentará la sanción de leyes y la generación de políticas que favorezcan el respeto a la plurinacionalidad, diversidad cultural e interculturalidad en condiciones justas y mutuamente respetuosas, en especial con sus idiomas, lenguas y dialectos y sus territorios originales. Para ello promocionará la educación intercultural en todos los niveles. 40. Aplicación de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos originarios. Autodeterminación cultural y étnica de las personas, los pueblos y las naciones. Las Américas deben establecer medidas específicas de protección y preservación de las culturas y los derechos de los pueblos originarios y afro descendientes. Creación de ámbitos tripartitos subregionales para la promoción de políticas públicas antidiscriminatorias y seguimiento de sus resultados.