Atajos:   Regiones                   Temas                
   Sectores                

Cómo se elaboran las Normas Internacionales del Trabajo (NIT)

 

El primer paso en la creación de una nueva norma internacional está a cargo del Consejo de Administración de la OIT, que es el organismo encargado de poner en el orden del día de la Conferencia Internacional del Trabajo el tema sobre el cual se pretende trabajar. La elección del tema implica haber determinado la necesidad de abordarlo, debido a que no se ha tratado antes o, en otros casos, porque se ha detectado que es necesaria la actualización de una NIT ya existente. A partir de ese momento, nos encontramos ante un procedimiento legislativo único.

Definida la inclusión del tema, la Oficina Internacional del Trabajo prepara un informe donde analiza la legislación y las prácticas que, sobre el tema, poseen los Estados Miembros. Este informe es remitido a los Estados Miembros y a las organizaciones que representan a empleadores y trabajadores, a la espera de sus comentarios. Acabado este proceso, se discute en la Conferencia Internacional del Trabajo. Luego, de manera inmediata, se elabora un segundo informe que contiene un proyecto de instrumento y se lo remite a los países, con el objeto de recibir nuevos comentarios. El proyecto se somete a discusión en la Conferencia siguiente y, finalmente, se adopta.

En el camino de adopción de cada proyecto (para lo cual se necesitan al menos dos tercios de los votos), se recurre a la presentación de enmiendas, tanto por parte de los empleadores, como de los trabajadores y los gobiernos de los Estados miembros presentes. Con este elaborado sistema de “doble discusión”, donde se dispone del tiempo necesario para el análisis y se escucha a los gobiernos, empleadores y trabajadores de todos los países, se llega finalmente a adoptar un Convenio, una Recomendación o un Convenio completado por una Recomendación.

Últimamente, la Conferencia Internacional del Trabajo ha adoptado lo que se denomina “enfoque integrado”, con el propósito de mejorar el impacto de las normas a través de un conjunto de herramientas coherentes. Este enfoque fue utilizado por primera vez en 2003, justamente con el objeto de desarrollar una estrategia global con miras a la mejora de la Seguridad y Salud en el Trabajo.