Atajos:   Regiones                   Temas                
   Sectores                

La OIT, antecedentes y sus actividades principales

 

La Asociación Internacional para la Protección Legal de los Trabajadores, fundada en Basilea en 1901, recoge y pone a prueba las ideas de los industriales Robert Owen, de origen galés y Daniel Legrand, de nacionalidad francesa. Este ideariomás tarde será incorporado en la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo, cuando, en 1919, al término de la Primera Guerra Mundial, sea creada –durante la Conferencia de la Paz, reunida primero en París y luego en Versalles– la OIT.

Distintos elementos influyeron en su creación. Por un lado, el grado de indefensión en el que se encontraban los trabajadores a los que el mismo Preámbulo de la Constitución hace clara referencia al expresar que: “existen condiciones de trabajo que entrañan... injusticia, miseria y privaciones para gran número de seres humanos”.

Por otra parte, son los mismos empresarios de aquellos países que habían puesto tope a la jornada laboral quienes estaban preocupados por la competencia desleal que significaba que, en otros países, la jornada de trabajo fuese de “sol a sol”. Otro elemento más, en este caso postulado por los mismos participantes de la Conferencia de la Paz, estuvo vinculado con el final del conflicto bélico y con el aporte que los trabajadores habían hecho, tanto en el campo de batalla como desde la industria. Por estas razones, la frase inicial de la Constitución expresa: “La paz universal y permanente sólo puede basarse en la justicia social”.

El Preámbulo de la Constitución establece cuáles son las áreas de la actividad laboral que necesitan ser mejoradas, todas cuestiones que aún hoy continúan siendo motivo de reflexiones y luchas para la OIT:

  • duración máxima de la jornada y la semana de trabajo;
  • reglamentación de la contratación de mano de obra, prevención del desempleo y salario digno;
  • protección ante los accidentes y las enfermedades causados por el trabajo;
  • protección de niños, jóvenes y mujeres;
  • pensión de la vejez e invalidez, protección de los trabajadores que desarrollan su labor fuera del país de origen;
  • misma retribución por mismo trabajo; 
  • libertad sindical; 
  • organización de la enseñanza profesional y técnica, entre otros.

El número de países que conforman la OIT se duplicó especialmente después de la posguerra, en el período que va de 1948 a 1970. Un hito innovador, de gran importancia para el desarrollo de sus actividades, se produjo en 1926, cuando se creó una Comisión de Expertos, cuya tarea consiste en la supervisión de las Memorias que, respecto del cumplimiento de los Convenios, cada año presentan los países miembros durante la Conferencia Internacional del Trabajo.

La OIT es un organismo que pertenece desde 1946 a las Naciones Unidas y es el único administrado en forma tripartita. Esto significa que en su constitución participan gobiernos, empleadores y trabajadores. La OIT realiza su labor a través de tres órganos principales: la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), el Consejo de Administración y la Oficina Internacional del Trabajo.