Atajos:   Regiones                   Temas                
   Sectores                

Libertad sindical

 

La libertad sindical y la negociación colectiva se encuentran entre los principios fundacionales de la OIT. Poco después de la adopción de los Convenios N° 87 y 98 sobre libertad sindical y la negociación colectiva, la OIT llegó a la conclusión de que el principio de libertad sindical requería otros procedimientos de control, si es que se quería garantizar su cumplimiento en los países que no habían ratificado los Convenios pertinentes.

Como consecuencia de ello, en 1951, la OIT creó el Comité de Libertad Sindical (CLS), con el objetivo de examinar las quejas sobre las violaciones de la libertad sindical, hubiese o no ratificado el país implicado los convenios pertinentes. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores pueden presentar quejas contra los Estados miembros.

El CLS es un Comité del Consejo de Administración y está compuesto por un presidente independiente y por tres representantes de los gobiernos, tres de los empleadores y tres de los trabajadores. Si el Comité acepta un caso donde se manifiestan problemas, inmediatamente se pone en contacto con el gobierno que presenta el inconveniente, para intentar establecer cómo se han producido los hechos. Y si decide que se ha producido una violación de las normas o de los principios de libertad sindical, emite un informe a través del Consejo de Administración, y formula recomendaciones sobre cómo podría ponerse remedio a la situación. Posteriormente, se solicita a los gobiernos que informen sobre la aplicación de las recomendaciones.

En los casos en los que los países hubiesen ratificado los instrumentos pertinentes, los aspectos legislativos del caso pueden remitirse a la Comisión de Expertos. Este Comité también puede optar por proponer una misión de “contactos directos” con el gobierno implicado, para abordar el problema directamente con los funcionarios del gobierno y los interlocutores sociales, a través de un proceso de Diálogo Social.