Atajos:   Regiones                   Temas                
   Sectores                

Oficina Regional para América Latina y el Caribe  

Oficina Regional para América Latina y el Caribe

   

Escuela de Trabajo Decente  

Escuela de Trabajo Decente

   

Trabajo Decente al Cubo  

trabajao Decente al Cubo
   

Plataforma Normativa sobre el Sector Público  

Plataforma Normativa sobre el Sector Público con transversalidad de Género en las Américas

   

Actividades en la región  

Actividades ACTRAV en la región

   

Bibliotecas virtuales  

Guías de Investigación - Biblioteca de la OIT

   

Tarjeta Roja al trabajo infantil  

   

Plataforma de Pueblos indígenas  

   

Capítulo 2. La organización de las trabajadoras del hogar en las américas Y el rol de las organizaciones sindicales

En América Latina y el Caribe las primeras organizaciones de trabajadoras del hogar fueron creadas en la primera mitad del siglo XX, vinculadas fundamentalmente a la Iglesia Católica y en el marco de las iniciativas de la Juventud Obrera Católica (JOC)32 que ayuda a la unidad y a formar organizaciones sindicales y cooperativas en las zonas dentro de los sectores más pobres del continente; y más recientemente, de religiosas inspiradas en la teología de la liberación. Posteriormente, se empezaron a crear asociaciones con un carácter más independiente, algunas de las cuales más tarde se convirtieron en sindicatos.

Según revisión bibliográfica y el reporte de las encuestas aplicadas por la OIT se encuentra que los primeros intentos de organización de las trabajadoras del hogar en el continente datan desde los inicios de la década de los noventa. Así encontramos en el año 1901 la creación en Argentina de la Unión de Personal Auxiliar de Casas Particulares (UPACP). Posteriormente en 1944 se crea el Sindicato del Personal de Casas de Familia, en la capital Federal y en 1963 el Sindicato de Córdoba.

En antigüedad le sigue el primer Sindicato de Autónomo de Empleados de Casa Particular en Chile que se fundó el año 1929; luego de 18 años se crea en 1947 la Asociación Nacional de Empleadas de Casa Particular (ANECAP).El tercer sindicato constituido en orden de antigüedad es la Associacao de Trabalhadoras Domésticas do Brasil, que se creó en 1936 en la ciudad de Santos. Posteriormente, entre los años 60 surgió en Brasil la Associacao Profissional dos Empregados Domésticos do Río de Janeiro (1961); en 1963 se creó la Asociación Nacional de Empleadas de Casas Particulares (ANECAP) de Uruguay33.

 

32 “La JOC tuvo un papel destacado en el surgimiento y en la consolidación del movimiento de las trabajadoras del hogar en Chile, Perú y Brasil”. En: Godsmith, Mary: “La experiencia de la CONLACTRAHO como organización de trabajadores y trabajadoras domésticas”.

33 Valenzuela, M.E. y Mora C.: “Conclusiones: Esfuerzos concertados para la revalorización del trabajo doméstico remunerado en América Latina”. En: Trabajo doméstico: un largo camino hacia el trabajo decente. OIT, Santiago, 2009, p. 301.

 

A partir de los años 70 y 80 aumentó el número de organizaciones de trabajadoras del hogar. Uno de los primeros sindicatos formados en la década de los 70 es el Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Lima en Perú que se constituyó en 1973; en 1978 se creó el Sindicato Nacional de Trabajadores del Servicio Doméstico de Colombia (SINTRASEDOM). En la actualidad casi todos los países de la región cuentan con organizaciones y sindicatos de trabajadoras del hogar.

Una de las organizaciones que destaca por su sostenibilidad en el tiempo y su lucha histórica es la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar en Brasil que tiene una historia de 70 años y que actualmente tiene una presencia de 45 sindicatos en el ámbito nacional. Actualmente, se encuentra afiliada a la Central Única de Trabajadores (CUT).

A nivel de la región destaca la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLACTRAHO) que fue fundada en Bogotá, Colombia, el 30 de marzo de 1988. Dicha instancia ha tenido logros muy importantes como la creación y presencia de la Confederación que ha permitido visibilizar la realidad de este sector de mujeres, el intercambio regional y las alianzas entre países.

Por otro lado, las organizaciones sindicales a nivel internacional, regional y nacional también han retomado el tema de las trabajadoras del hogar remuneradas como parte de su agenda sindical. Al respecto la Confederación Sindical Internacional (CSI) durante su 2º Congreso Mundial ha adoptado el Programa de Acción para la igualdad de género, donde se insta a los sindicatos a continuar organizando a las trabajadoras, y en particular a las trabajadoras domésticas o del hogar. La Resolución del Congreso34 exhorta a las organizaciones afiliadas a sumarse a la campaña para la adopción, ratificación e implementación de un Convenio de la OIT sobre trabajo decente para los/as trabajadores/as del hogar, suplementado por una Recomendación que apunte específicamente a proteger a los trabajadores y las trabajadoras del hogar remunerados/as.

La Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines (UITA) y la Red Internacional “Respeto y Derechos para las Trabajadoras del Hogar/Domésticas” vienen apoyando completamente el llamamiento de la Confederación Sindical Internacional.

En España, la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CCOO) ha presentado una serie de propuestas encaminadas a mejorar los derechos laborales y la protección social de las empleadas de hogar. Entre ellas, destacan que la contratación sea por escrito y contenga tanto las condiciones de trabajo pactadas como las garantías legales que asisten a las trabajadoras. Igualmente, se han de mejorar los salarios, garantizando siempre el cobro del Salario Mínimo Interprofesional anual (14 pagas), la mejora de los descansos y la jornada y la promoción de la prevención y la salud laboral a través de la formación.

Asimismo, la Unión General de Trabajadores de España (UGT) ha señalado en el año 2010 que la revisión del Pacto de Toledo35 debe empezar por culminar los temas que aún están pendientes del Acuerdo. Entre los que destaca la integración en el Régimen General del Régimen Especial de Empleadas de Hogar.

 

34 El Congreso realizado en Vancouver en 2010, ha instruido a la CSI y a sus organizaciones regionales, que trabajen en colaboración con sus asociados en la Agrupación Global Unions y sus afiliadas, a: “intensificar la campaña Trabajo Decente, Vida Decente para la Mujer, destinada a lograr la justicia social y la igualdad de género en el lugar de trabajo y en los sindicatos, y a proseguir con el cometido de organizar a las mujeres trabajadoras, especialmente en las ZFI y en la economía informal, así como las trabajadoras del hogar, migrantes, rurales, jóvenes y otros grupos particularmente vulnerables; […] participar activamente en los esfuerzos para permitir la adopción de un Convenio de la OIT, suplementado por una Recomendación, respecto a los trabajadores/as domésticos, y su consiguiente ratificación y plena implementación; • […] establecer alianzas de mujeres sindicalistas con la sociedad civil y con organizaciones de mujeres, a fin de alcanzar objetivos comunes […]”. En: “Trabajo decente, vida decente para los trabajadores y las trabajadoras del hogar”. CSI. Guía de acción. Bélgica, 2010, p. 10.

35 Dicho pacto fue suscrito por la práctica totalidad de los partidos políticos con representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados en 1995.

 

Ambas organizaciones sindicales vienen demandando dentro de la negociación la necesidad de reformar el Régimen Especial de Empleadas de Hogar de la Seguridad social, para eliminar las desigualdades que se producen con este colectivo en relación con el resto.

En América Latina, también se advierte una confluencia entre las organizaciones de trabajadoras del hogar remuneradas con las organizaciones sindicales de la región, como es el caso de la Confederación Sindical de las Américas – CSA que viene desplegando esfuerzos para apoyar la organización de las trabajadoras del hogar. Asimismo, han establecido una estrategia para promover la participación de las trabajadoras del hogar como actoras fundamentales de la votación a favor de un Convenio y Recomendación de la OIT sobre trabajo doméstico, aprobado en Ginebra en junio de 2010. La experiencia de la CSA en la organización de las trabajadoras del hogar del continente ha sido y continúa siendo de gran valor para el movimiento sindical internacional.

Aunque se pueden evidenciar logros importantes en la movilización de las trabajadoras del hogar, así como una mayor apertura de parte de algunos sindicatos, aún existen dificultades para impulsar el reconocimiento pleno de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar remuneradas.

 

La Confederación Latinoamérica y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLACTRAHO)

 

‡Origen

La Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLACTRAHO) nació en 1983 como una iniciativa conjunta de organizaciones gremiales de Chile, Perú, México y más tarde Colombia.Esta instancia fue creada gracias al contacto que tuvieron a través de las pioneras investigaciones que desarrollara la antropóloga norteamericana Elsa Chaney, sobre el tema en la región, quién tuvo un rol muy importante en la CONLACTRAHO hasta su deceso en el año 200036.

 

36 Godsmith, Mary: “La experiencia de la CONLACTRAHO como organización de trabajadores y trabajadoras domésticas”. En: Hacia el fortalecimiento de los derechos laborales en el hogar. Algunas experiencias latinoamericanas”. Paraguay, mayo, 2010, p. 7.

 

Esta instancia regional se conformó orgánicamente en el año 1988 en el Primer Encuentro Latinoamericano y del Caribe de Trabajadoras del Hogar que se realizó del 23 al 30 de marzo de 1988, en Bogotá Colombia, con el lema: “No basta tener derechos, hay que tener conciencia para defenderlos”. Participaron delegaciones de once países (México, Venezuela, República Dominicana, Colombia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Perú, Argentina y Chile).

En este primer encuentro la CONLACTRAHO elaboró sus estatutos, su plataforma de lucha y un plan de acción. Además, estableció dos acuerdos muy importantes para las trabajadoras del hogar: la constitución de una instancia orgánica latinoamericana de trabajadoras del hogar para enfrentar la fragilidad de sus organizaciones en aquel entonces y la declaración de que el 30 de marzo se conmemore el Día de la Trabajadora del Hogar.

Hasta la actualidad la CONLACTRAHO ha realizado seis Congresos muy importantes que se celebran cada cinco años, entre los cuales destacan en 1991 (Santiago), 1995 (Guatemala), 2001 (México), 2006 (Lima), y 2012 (México) renovando su secretariado. En el primer encuentro se eligió como Secretaria General a Aída Moreno Valenzuela, de nacionalidad Chilena, reelegida en el segundo congreso realizado en Santiago de Chile en 1991. En el tercer congreso, en 1995, es elegida Basilia Catari de Bolivia. En 2001, en el cuarto Congreso, fue elegida Casimira Rodríguez, de Bolivia, en el quinto Congreso en Perú en 2006, Marcelina Bautista de México y en el sexto y último Congreso realizado en México en 2012 se eligió como Secretaria General a María del Carmen Cruz de Costa Rica.

 

‡Representación

La CONLACTRAHO está representada por un secretariado de siete integrantes de distintos países, mujeres que cuentan con trayectoria organizativa y experiencia de más de 20 años en el trabajo del hogar.

La Confederación es la primera organización regional de trabajadoras del hogar a nivel mundial. Aglutina principalmente asociaciones y sindicatos, y en menor grado, federaciones nacionales. Actualmente representa a 20 organizaciones de trabajadoras del hogar de 13 países: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y República Dominicana, mantiene contacto con Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago. En el cuadro siguiente se presenta la relación de organizaciones afiliadas a la CONLACTRAHO.

 

 

La Confederación, es la única organización que representa al movimiento latinoamericano y del Caribe de las trabajadoras del hogar y se sustenta en la articulación de sindicatos y asociaciones existentes en el plano nacional. En el año 2006 se constituye como miembro fundador de la Red Internacional de Trabajadoras de Hogar/Domésticas, fundada en Ámsterdam.

 

‡Principios y Objetivos37

La CONLACTRAHO, desde sus orígenes se propone la unidad de todas las organizaciones de trabajadoras del hogar y el impulso de nuevas organizaciones para la defensa de sus derechos.

 

37 Extraído de la página web de la CONLACTRAHO

 

Tiene entre sus principios fundacionales la lucha por la defensa de los derechos de las trabajadoras y la autonomía de las organizaciones frente a los Estados, gobiernos, instituciones religiosas políticas y de empleadores. Asimismo, se ha propuesto establecer lazos de solidaridad con las organizaciones sindicales, las organizaciones de las trabajadoras del campo y otras organizaciones sociales.

Entre sus principales objetivos destacan:

 

  • “Promover la unidad de las trabajadoras del hogar, sin discriminación étnica, cultural, ideológica, ni religiosa –ya sean organizadas o no en sindicatos o asociaciones de servicios afines–, para así constituir una red fuerte que nos permita crecer y lograr el reconocimiento que como mujeres trabajadoras se nos ha negado históricamente. €
  • Crear a nivel local, regional e internacional conciencia sobre nuestras condiciones laborales, que deben ser dignas. €
  • Fortalecer a las organizaciones de trabajadoras del hogar en toda América y el Caribe. Apoyar y crear nuevas organizaciones en los países en que aún no existen, de tal manera, que se contribuya al desarrollo y fortalecimiento de un movimiento internacional de trabajadoras del hogar.
  • Denunciar la explotación, marginación, discriminación social y laboral en la que nos encontramos la gran mayoría de las trabajadoras. €
  • Respaldar las acciones de reivindicación que cada una de las organizaciones realicen para favorecer a las trabajadoras del hogar, considerando la diversidad y especificidad social, cultural y económica de nuestra América indígena, mestiza y negra. €
  • Luchar permanentemente por la dignidad de las trabajadoras del hogar, valorando y haciendo visibles sus derechos. €
  • Incentivar, coordinar y fortalecer las actividades encaminadas al establecimiento de las organizaciones sindicales en todos los países.”

 

‡Reivindicaciones y Plataforma de Lucha

Las reivindicaciones que inicialmente fueron planteadas por las integrantes de la CONLACTRAHO fueron: leyes específicas que debían incluirse en los Códigos del Trabajo con cláusulas en materia de contrato, salario mínimo, jornada de 8 horas, vacaciones, protección a la mujer embarazada (con licencia de maternidad); no discriminación racial y de la tercera edad; denuncia a la OIT sobre la falta de cumplimiento del acuerdo de libre asociación por parte de los países donde no se da personería jurídica a las asociaciones que se han propuesto convertirse en sindicatos; denuncias de abuso sexual; búsqueda de solidaridad con las trabajadoras campesinas.

A partir de estas reivindicaciones iniciales las integrantes de la Confederación elaboraron su primera plataforma de lucha que aún sigue vigente:38 €

Hacer conciencia en todos los niveles sociales de cada país sobre el rol y las condiciones en que se desempeñan las trabajadoras del hogar. €

El respeto y la aplicación de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a las trabajadoras del hogar. €

Derecho de participar y organizarse en sindicatos que representan los intereses del gremio. €

Que no se excluya el sector de trabajadoras del hogar de ninguna ley que beneficie al resto de los trabajadores. €

Que todas las trabajadoras del hogar tengan derecho a una previsión social justa que les permita tener una pensión de vejez digna.

€Derecho a un empleo y una remuneración que les permitan vivir dignamente.

Derecho a un horario de trabajo claramente establecido. €

Derecho a la educación. ‡

 

38 Por un nuevo despertar, Informativo núm. 4 de la CONLACTRAHO, Santiago de Chile.

 

Acciones

La CONLACTRAHO en la actualidad se organiza en dos áreas de trabajo a través de las cuales realizan diversas actividades:

 

 

‡Logros significativos

Uno de los principales logros de la CONLACTRAHO es haber tomado partido a favor de la denominación elegida para el nombre de la organización como “trabajadoras del hogar”, considerándola la terminología adecuada, de respeto y valoración de este trabajo remunerado. Es así que durante su Congreso de 2006 se decidió erradicar las denominaciones “trabajadoras domésticas”, “trabajadora de casa particular” y “trabajadora del servicio doméstico” dado que presentaban vestigios de relaciones feudales y de servidumbre. La Confederación también ha tomado distancia de la clasificación de estas trabajadoras como “informales” y ha planteado la dimensión migratoria del colectivo de trabajadoras del hogar.

También ha denunciado y ha puesto en evidencia las diversas situaciones de abuso sexual que enfrentan las trabajadoras del hogar en América Latina y el Caribe y la falta de cumplimiento del derecho de asociación en países donde no se da personería jurídica a las asociaciones que desean convertirse en sindicatos y se ha propuesto establecer vínculos de solidaridad con las organizaciones sindicales, trabajadoras del campo y otras organizaciones sociales.

Por otro lado, la CONLACTRAHO en los diferentes países ha logrado a través de sus organizaciones afiliadas reivindicar principalmente la inclusión en los Códigos de Trabajo de cláusulas en materia de contrato de trabajo, salario mínimo, duración de la jornada de 8 horas, 30 días de vacaciones, protección a la mujer embarazada (con licencia de maternidad). También ha planteado la desaparición del trabajo “puertas adentro”, por identificarse con el sistema de servidumbre.

 

 

La participación activa de la CONLACTRAHO en las dos conferencias regionales organizadas por ACTRAV (Oficina de Actividades para los Trabajadores) OIT. en diciembre del 2005 en Montevideo y en noviembre del 2007 en Asunción ha sido sustancial para la promoción del Convenio 189 y se ha constituido en el eje estratégico de participación de las trabajadoras del hogar. En este proceso la Confederación ha logrado enriquecer sus planteamientos originales, con cuatro nuevos elementos: 

 

  • Procurar la valoración de la labor de las trabajadoras del hogar, analizando su incidencia en la economía productiva y de reproducción social. En particular, se acuerda incorporar los temas de la “economía del cuidado” y un nuevo Convenio Internacional de OIT.
  • Combatir la discriminación “legalizada” de las trabajadoras del hogar, nivelando sus condiciones laborales a las del resto de la clase trabajadora.
  • Incluir al trabajo infantil doméstico en los listados nacionales de trabajo infantil peligroso.
  • Promover la inclusión y cobertura de la protección y seguridad social de las trabajadoras, incluyendo la ratificación del Convenio núm. 102.

 

Estas demandas de las trabajadoras del hogar fueron asentadas en la Declaración de Asunción, firmadas por todas las participantes de diversas organizaciones sindicales de Argentina, Brasil, Chile, México, España, Uruguay y Paraguay.

Otro logro muy importante de la Confederación producto de su fuerte movilización y articulación con sus bases afiliadas, ha sido su contribución para la aprobación del Convenio 189 de la OIT y la Recomendación 201. Este hecho constituyó un momento histórico y un paso importante en el camino hacia la justicia social para esta categoría de trabajadoras.

Finalmente, gracias a los esfuerzos que vienen realizando las organizaciones de trabajadoras del hogar afiliadas a la CONLACTRAHO se ha logrado que en algunos países de América Latina y el Caribe se ratifique dicho instrumento internacional lo cual representa una oportunidad única para cambiar las vidas de millones de trabajadoras del hogar que están buscando apoyo.

Como se puede observar, durante los últimos años las trabajadoras del hogar de la región han avanzado significativamente en la visibilidad y reivindicación de sus derechos laborales. Sin embargo, todavía falta mucho por hacer para que se cumplan los derechos para este sector de trabajadoras.

 

‡Desafíos y Estrategias futuras

En el marco del foro regional sobre trabajo doméstico remunerado, avances y desafíos en la región “por la ratificación del convenio 189 de la OIT” promovido por la CONLACTRAHO con el apoyo de la Fundación Ebert, se plantean desafíos y estrategias.

Entre los principales desafíos se tiene: €

Organización política y sindical de las trabajadoras del hogar.

€Libertad sindical plena, con respeto del derecho legítimo a la Negociación Colectiva. €

Eliminación de los regímenes especiales que son visiblemente discriminatorios hacia las trabajadoras del hogar.

Armonización de las legislaciones laborales con los contenidos del convenio, tomando esto como piso y no como techo de los derechos de las trabajadoras del hogar. €

Acción promotora del Estado en relación a estos derechos. €

Cambios culturales en relación a la valoración del trabajo del hogar.

Entre las principales estrategias se destacan: €

Se deben construir relaciones de poder a nivel nacional e internacional. €

Concientización de las trabajadoras del hogar sobre sus derechos. €

Organización de las trabajadoras del hogar. €

Definición de una Agenda propia de estas trabajadoras. €

Coordinación y creación de alianzas con las organizaciones sindicales y sociales y con otros actores sociales y políticos relevantes. €

Incorporar la temática de los servicios de cuidado en la agenda de políticas públicas y en la definición e impulso de las reformas fiscales. €

Presionar a los gobiernos para la ratificación del C189. €

Todo esto, requiere de “creatividad” en el accionar político social y sindical. Ejemplo de ello, el proceso de negociación colectiva del Uruguay

 

La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA) y su compromiso con las Trabajadoras del Hogar


La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA), rama continental de la CSI,39 es la organización sindical regional más importante del continente americano, afilia a 53 organizaciones nacionales de 23 países, que representan a más de 50 millones de trabajadores/as de las Américas40. Es una instancia que expresa un nuevo momento del sindicalismo internacional pues se fortalece para enfrentar los desafíos impuestos por el proceso de globalización y los cambios en las estructuras del mercado y las relaciones laborales en las últimas décadas; se propone promover mejoras en las condiciones de trabajo y de vida de los trabajadores y trabajadoras y sus familias, defender los derechos humanos, la justicia social, la igualdad de género, la paz, la libertad y la democracia. La CSA,41 en su Congreso Fundacional (Panamá, marzo 2008) ha condenado “enérgicamente la persistente y profunda discriminación de género que persiste en el mundo del trabajo, en el hogar y en toda la sociedad; y asume el compromiso de integrar la perspectiva de género en todas sus políticas, actividades y programas de manera transversal”. Destaca que se debe prestar especial atención a “todas las iniciativas y acciones destinadas a la más amplia incorporación de las mujeres trabajadoras en la vida, el accionar y la conducción de las organizaciones que la componen”42. El reciente Congreso de la CSA realizado en Brasil, en abril de 2012, en consonancia con la Resolución del Congreso Mundial de la CSI sobre Igualdad de Género, instruye a sus organizaciones afiliadas a: €

Desarrollar y profundizar acciones para continuar avanzando en la integración de la perspectiva de género en las políticas sindicales, estrategias, acciones y en las estructuras. De esta forma, seguir poniendo en práctica la política de acción positiva (cuotas) de un 40% como mínimo de participación de mujeres en todas las capacitaciones, eventos, conferencias y en todos los niveles de las organizaciones sindicales; €

Empoderar a las mujeres en las organizaciones sindicales, reforzando las políticas y estructuras sindicales respecto a la igualdad de género, a través del desarrollo de herramientas como: las políticas de género, los indicadores de género; así como la puesta en marcha de las auditorías participativas de género que se orientan a reforzar la capacidad colectiva de las organizaciones sindicales; €

Acompañar procesos de incidencia en las políticas públicas para atender las necesidades e intereses de las trabajadoras y hacer un llamado a la acción para erradicar todo tipo de discriminación y violencia que enfrentan las trabajadoras de las Américas. Intensificar la campaña “Alto a la Violencia contra la Mujer en el Trabajo y en el Hogar”; €

Fortalecer el proceso de autoreforma sindical, centrado en la organización - participación de las trabajadoras, en las organizaciones y en la defensa de sus derechos, promoviendo la sensibilización de las mujeres sobre los beneficios de la afiliación, la representación sindical en el lugar de trabajo y los convenios colectivos, como herramientas importantes para cerrar las brechas de género; €

Adoptar en su totalidad y velar por su cabal cumplimiento del plan de acción de la CSI sobre Igualdad de Género; €

Intensificar la Campaña Regional Trabajo Decente para las Trabajadoras del Hogar por la Ratificación del convenio 189. Instrumento que ayudará a regular el trabajo del hogar remunerado; €

Promover la movilización activa del movimiento sindical en fechas importantes para la reivindicación de los derechos fundamentales de los trabajadores en general y las mujeres en particular: 8 de marzo, 1 mayo, 7 de octubre y 25 de noviembre, en las cuales se demande un trabajo decente para todas las mujeres; €

Intensificar acciones a nivel nacional para instar a los Estados que aún no lo han hecho, a ratificar los Convenios de la OIT sobre igualdad de género: 102, 111, 100, 156, 183 y 189, y proporcionar un sistema que garantice su aplicación y supervisión efectiva; €

Fortalecer alianzas estratégicas y acciones de coordinación con las Federaciones Sindicales Internacionales y las redes de Mujeres a nivel nacional, regional e internacional; €

Exigir políticas públicas y nuevos servicios públicos de interés social referidos al cuidado de las personas, para contribuir a liberar el potencial productivo de las mujeres; €

Incidir para que en cada uno de los países se adopten indicadores de trabajo decente con perspectiva de género, con el apoyo y la asistencia técnica de la OIT; €

Impulsar la creación y/o fortalecimiento de las Comisiones Tripartitas de Igualdad de Oportunidades entre Hombres y Mujeres, en toda la Región como mecanismo consultivo y promotor del diálogo social, del trabajo decente y la protección a la maternidad, entre otros; €

Apoyar todas las actividades del Comité de Mujeres Trabajadoras de las Américas– CMTA, lo cual requiere voluntad política y asignación de recursos.

 

39 La Confederación Sindical Internacional reúne a las antiguas afiliadas de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y de la Confederación Mundial del Trabajo (CMT), además de otras organizaciones sindicales que no estaban afiliadas a ninguna internacional. El 31 de octubre de2006, la CIOSL y la CMT procedieron a su propia disolución, con el fin de posibilitar la creación de la CSI. Representa a 175 millones de trabajadoras y trabajadores en 153 países y territorios, y cuenta con 308 organizaciones afiliadas nacionales.

40 http://www.csa-csi.org/index.php?option=com_content&view=section&id=18&Itemid=291&lang=es

41 La CSA, es la organización sindical regional más importante del continente americano, afilia a 53 organizaciones nacionales de 23 países, que representan a más de 50 millones de trabajadores/as de las Américas

42 CSA: “Programa de Acción de la CSA”, aprobado en el Congreso Fundador CSA, Panamá, 2008, págs. 10-11


Estos mandatos congresuales son referencia estratégica en materia de acción sindical para lograr un trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores del hogar. Además, representa una gran oportunidad para que las organizaciones sindicales incorporen en su membresía sindical a numerosas trabajadoras del hogar que carecen de protección y organización.

 

‡El Comité de las Mujeres de las Américas43

El Comité de las Mujeres Trabajadoras de las Américas (CMTA) constituye un ente consultivo del Consejo Ejecutivo y de apoyo al Secretariado Ejecutivo y tiene por misión atender lo relacionado a las mujeres trabajadoras en los ámbitos políticos, sociales, económicos, laborales y jurídicos. Así, debe: i) desarrollar propuestas y acciones que garanticen la transversalidad de la política de género en los ámbitos sindical, socio-laboral y sociopolítico y que concilien el trabajo y la vida familiar que permita el desarrollo pleno de las personas; ii) promover la afiliación sindical de las mujeres, su formación sociopolítica y su participación en los órganos de gobierno de las organizaciones sindicales; y, iii) representar a la mujer trabajadora de la CSA en los distintos foros y ámbitos Regionales, en coordinación con la Secretaria Ejecutiva.

En la actualidad está integrado por 19 representantes de mujeres trabajadoras de las organizaciones afiliadas a CSA. Entre sus principales acciones que ha desarrollado en coordinación con la Confederación Sindical Internacional (CSI) y el Comité de Mujeres Trabajadoras de las Américas (CMTA) y con el apoyo de ACTRAV-OIT ha sido el lanzamiento de la campaña regional para promover la ratificación y aplicación del Convenio 189 de la OIT, que garantice los derechos de los y de las trabajadoras del hogar.

Es importante destacar que el Comité de Mujeres Trabajadoras de las Américas (CMTA) en su última reunión ordinaria realizada entre el 11 y 13 septiembre de 2012, en consonancia con los acuerdos del Segundo Congreso Ordinario de la CSA, ha definido también continuar impulsando la organización de las trabajadoras y trabajadores del hogar y la campaña para la adopción, ratificación e implementación de un Convenio de la OIT sobre trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores del hogar, suplementado por una Recomendación.

 

 

En este sentido, el CMTA ha privilegiado de manera explícita a las trabajadoras del hogar en dos ejes estratégicos de su plan de trabajo 2012 - 2016:

 

 

 

‡Principales acciones y logros a favor de las trabajadoras del hogar

De forma coherente con sus planteamientos, la CSA desde su primer Congreso Fundacional ha desarrollado una serie de acciones con avances significativos a favor de las trabajadoras del hogar en la región. ‡

 

Acciones preparatorias para la creación de un Convenio a favor de las trabajadoras del hogar

La CSA al igual que la CSI44 tuvo un rol muy importante para promover la fuerte movilización de las organizaciones sindicales para impulsar el reconocimiento pleno de los derechos laborales para las trabajadoras del hogar. Esta movilización evidenció su máximo rendimiento en la solicitud formulada por el grupo de trabajadores (representando a las organizaciones sindicales de los Estados Miembros de la OIT) al Consejo de Administración de la OIT en el 2008, para discutir la posible adopción de un Convenio sobre trabajadoras del hogar.

 

44 CSI, conjuntamente con la Agrupación sindical internacional Global Unions y todo el Grupo de los Trabajadores del Consejo de Administración de la OIT, había formulado un llamamiento para la movilización de sus organizaciones afiliadas durante los últimos meses con el fin de pedir a los gobiernos de los países representados en el Consejo de Administración de la OIT que apoyaran la propuesta de elaboración de un Convenio internacional que contemple la protección específica de las trabajadoras y trabajadores domésticos. (CSI, 20 de marzo de 2008)

 

Luego de un largo proceso de negociaciones, la solicitud fue aprobada en la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) de 2010 y con esto se inició el trabajo preparatorio para que en la próxima reunión (2011), los representantes de los gobiernos, de las organizaciones de empleadores y organizaciones de trabajadores de los Estados Miembros de la OIT decidieran sobre la posibilidad de un Convenio y/o una recomendación sobre trabajo decente para las trabajadoras del hogar.

De esta manera, la CSA conjuntamente con la CSI asumió el compromiso de maximizar sus esfuerzos para lograr la adopción de un Convenio y así aportar en el camino hacia la justicia social para las trabajadoras del hogar, teniendo en cuenta que era la única oportunidad para cambiar la vida de millones de mujeres que necesitan del apoyo sindical.

En este sentido, la CSA promovió y apoyo el desarrollo de reuniones sindicales y conferencias regionales y nacionales orientadas a: i) sensibilizar sobre la importancia que tiene el Convenio en los países, ii) promover el apoyo sindical y la opinión pública hacia un Convenio mucho antes de que las delegaciones sindicales viajen para asistir a la conferencia de la OIT a finales de mayo del 2011, iii) recopilar información de las actividades sindicales a favor de las trabajadoras del hogar y difundirlas a través de sus medios de comunicación (página web, blog) y mediante la radio y TV nacional y regional, iv) capacitar a los y las integrantes de los sindicatos nacionales para promover un trato más igualitario hacia las trabajadoras del hogar. ‡

 

Participación de la CSA en la 100° Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) donde se adoptó el Convenio 189

La adopción, por parte de la Conferencia Internacional del Trabajo, en junio de 2011, del Convenio 189 y de la Recomendación 201 para regular el trabajo doméstico remunerado, constituye un momento histórico y un paso sumamente importante para mejorar los derechos de las trabajadoras del hogar, reconociendo su estatus como trabajadoras en base a la legislación laboral.

Este acontecimiento significativo para millones de trabajadoras del hogar en el mundo, ocurrió durante el cuarto día de discusión de la 99va Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) de la OIT, que se celebró en Ginebra, Suiza en junio del 2011, con la presencia de mujeres trabajadoras de 23 países del mundo.

En la CIT, participaron las integrantes del Comité de Mujeres Trabajadoras de las Américas (CMTA) y la Secretaria de Política Sindical y Educación de la CSA / CSI, representada por la Sra. Amanda Villatoro. También estuvieron presentes representantes de los empleadores así como gubernamentales, quienes discutieron acerca de la necesidad de crear un instrumento internacional que regule esta actividad, caracterizada por múltiples violaciones a los derechos de las trabajadoras y la desigualdad en materia normativa comparada con el resto de trabajadores y trabajadoras. La CSA/CSI junto con otras organizaciones presentes, jugaron un rol muy importante pese a la resistencia de varias “organizaciones de empleadores y de gobierno”.

Luego de este trascendental hecho histórico donde las protagonistas hicieron valer su derecho a voz y voto, quedó la tarea de concientización a nivel nacional para que los países ratifiquen este nuevo convenio y construyan legislaciones que garantice igualdad en los derechos de las trabajadoras del hogar, el cual ayudará a garantizar a que estas mujeres logren obtener un trabajo decente. ‡

 

Campaña regional para promover la ratificación del Convenio 189 de la OIT sobre trabajo decente para las trabajadoras del hogar

Una de las principales acciones que ha desarrollado la Confederación Sindical de las Américas (CSA), en coordinación con la Confederación Sindical Internacional (CSI) y el Comité de Mujeres Trabajadoras de las Américas (CMTA) ha sido el impulso de la Campaña “Trabajo Decente, vida decente para los trabajadores y las trabajadoras del hogar”, que entre otros puntos, contempla el “Derecho a la protección social, incluyendo la protección de la maternidad para las trabajadoras del hogar: “los trabajadores/ as del hogar han de tener acceso a sistemas de protección social nacionales. Ya que la mayoría de los trabajadores del hogar son mujeres jóvenes, la protección de la maternidad resulta esencial. El Convenio 183 de la OIT tiene que ser ratificado y aplicado para aportar una protección adecuada.”

La campaña surge después de que la 100° Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptara hace dos años el Convenio 189 que establece normas internacionales destinadas a mejorar las condiciones laborales de decenas de millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en el mundo, y el Convenio estará vigente después que dos países lo hayan ratificado.

El lanzamiento de la campaña regional se llevó a cabo el 17 de agosto de 2011 en las instalaciones de la OIT en ciudad de Lima, Perú, con la finalidad de buscar una mayor concientización tanto a nivel nacional como regional para ratificar e implementar este Convenio que establece mejores condiciones de vida para las mujeres trabajadoras del hogar.

Participaron sindicalistas de 14 países; las presidentas del Comité de la Juventud Trabajadora de las Américas (CJTA) y del Comité de las Mujeres Trabajadoras de las Américas (CMTA). Además participaron la sub-directora de la Oficina Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, la Directora de la Mujer del Ministerio de la Mujer, el Viceministro del Ministro de Trabajo y Promoción del Empleo de Perú, la Secretaría de Política Sindical y Educación de la CSA y la Responsable de la Oficina de Igualdad de la CSI.

Esta Campaña del movimiento sindical de las Américas ha sido sumamente importante porque además de concientizar ha permitido la movilización de las organizaciones afiliadas y fraternales de la CSA/CSI para establecer acciones efectivas a nivel nacional por la ratificación del Convenio 189 que regulará el trabajo del hogar remunerado.

Por otro lado, las integrantes del CMTA y otros/as representantes de la CSA bajo el liderazgo de la Secretaria de Política Social y Educación han realizado y vienen realizando recorridos por todos los países de la Región con la finalidad de visitar a sus afiliadas para conocer y alentar de cerca sus actividades a favor de las trabajadoras del hogar. También realizaron acciones de motivación y asesoría a sus agremiadas en torno a la ratificación e implementación del Convenio 189 de la OIT.

También viene promoviendo alianzas entre los sindicatos y las organizaciones de trabajadoras del hogar, ONG, grupos religiosos y otros grupos de apoyo en cada uno de los países de la Región; sigue impulsando además espacios de encuentro y reflexión en torno a la problemática de las trabajadoras del hogar.

La fuerte movilización de las organizaciones sindicales en la Región, como la CSA y de las propias organizaciones de trabajadoras del hogar en alianza con instituciones (públicas y privadas) y organismos internacionales como la OIT trajo como resultados la ratificación del Convenio 189 de la OIT en doce países que han ratificado el Convenio hasta marzo de 2014, ocho de ellos de América Latina y el Caribe (Argentina, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Paraguay y Uruguay). Además, lo han aprobado en Colombia y República Dominicana pero está en curso para el depósito del instrumento de ratificación en la sede de OIT en Ginebra.

 

‡Incorporación de las trabajadoras del hogar al Programa de trabajo sobre Autoreforma Sindical

La CSA, también ha incorporado al colectivo de las trabajadoras del hogar remuneradas entre los destacados por el programa de trabajo de Autoreforma Sindical que se desarrolla desde el Grupo de Trabajo sobre Autoreforma Sindical (GTAS).

Además, la Secretaria de Política Sindical y Educación de la CSA dedicó a las trabajadoras del hogar un módulo especial en su cartilla sobre formación en autoreforma. ‡

 

Elaboración de informes sobre la organización de las trabajadoras del hogar

La CSA, ha elaborado un informe sobre el perfil organizativo de las trabajadoras del hogar, denominado “Organización de las Trabajadoras del Hogar”, publicado en “Procesos de Autoreforma Sindical en las Américas. Avances del GTAS en 2009, CSA.OIT, 2010”.

Continuando con esta línea, la CSA desarrolló una síntesis de perfiles organizativos del sector en las Américas, con base principalmente en una encuesta levantada por la CSA (en distintos momentos de 2010 – 2011) a 11 estructuras, complementada por información similar recogida de otras fuentes (OIT-ACTRAV banco de datos, y CSI), el mismo que fue publicado en “Proceso de autoreforma sindical en las Américas. Avances del Grupo de Trabajo sobre Autoreforma sindical (GTAS) en 2010 – 2011”.

Con estos insumos la CSA busca aportar mayor información sobre la cuestión organizativa de las trabajadoras del hogar, que es escasa en comparación con los otros temas en juego (estadísticas, regulatorios).

Es importante destacar que durante la reunión ordinaria del Comité de Mujeres Trabajadoras de las Américas (CMTA) realizada entre el 11 y 13 septiembre de 2012 en Sao Paulo, se destacó entre otros logros la contribución de las mujeres del movimiento sindical para la aprobación del Convenio 189 de la OIT y el impulso de estrategias para promover su ratificación en los diferentes países de la Región.

Asimismo, destacó que la CSA a través de las diversas acciones realizadas en los diferentes países de la Región, ha contribuido a visibilizar la problemática del trabajo doméstico remunerado en la agenda sindical de sus afiliadas, así como en la agenda política regional, constituyéndose en un interlocutor reconocido por otros actores sociales nacionales, regionales e internacionales.