Atajos:   Regiones                   Temas                
   Sectores                

Oficina Regional para América Latina y el Caribe  

Oficina Regional para América Latina y el Caribe

   

Escuela de Trabajo Decente  

Escuela de Trabajo Decente

   

Trabajo Decente al Cubo  

trabajao Decente al Cubo
   

Actividades en la región  

Actividades ACTRAV en la región

   

Bibliotecas virtuales  

Guías de Investigación - Biblioteca de la OIT

   

Tarjeta Roja al trabajo infantil  

   

Plataforma de Pueblos indígenas  

   

Capítulo 3. La organización de las trabajadoras del hogar desde la Visión de las protagonistas

En este capítulo se presentan los resultados de las encuestas respondidas por las dirigentes y/o representantes de 23 organizaciones de trabajadoras del hogar ubicadas en 11 países de América Latina y el Caribe.

Los datos recabados permiten hacer inferencias sobre: i) la caracterización de las organizaciones de trabajadoras del hogar en las Américas (antigüedad, origen, afiliación, tipos de organización y cuotas); ii) las estrategias y acciones (coordinación y alianzas con organizaciones no sindicales, comunicación, capacitación, acciones o luchas específicas, los vínculos con organizaciones sindicales: nacionales e internacionales, así como la relación con áreas públicas y contactos internacionales; iii) el proceso de formalización iv) la percepción de las trabajadoras del hogar respecto a las principales barreras (en el sector laboral y en la organización sindical); iv) la incorporación de reivindicaciones y cláusulas importantes, las principales reivindicaciones o demandas, las estrategias que han adoptado para la incorporación de sus reivindicaciones en las agendas sindicales y públicas, las razones por las cuales sus reivindicaciones o demandas no han sido tomadas en cuenta; así como las estrategias que han adoptado y frente a resultados positivos, las razones por las cuales esto ha sucedido (factores institucionales, coyunturales, personales, etc.).

 

Perfil de las personas encuestadas

La mayoría de mujeres encuestadas (76%), son personas adultas cuyas edades oscilan entre los 31-40 años (17%), los 41-50 años (31%) y los 51-60 años (26%). El 17% son personas adultas mayores. Sólo el 19% declara tener entre 26 y 30 años. Observamos que los mayores porcentajes se ubican en el grupo etario de entre los 41 y 60 años, lo cual nos estaría indicando que hay una fuerte presencia de mujeres adultas y una ausencia de mujeres jóvenes menores de 25 años.

 

 

Respecto a los estudios alcanzados, en el Gráfico 1 se muestra que el 43% de personas encuestadas tiene estudios secundarios, el 26% estudios superiores, el 13% estudios primarios y el 9% no responde.

 

 

La presencia de mujeres con estudios superiores, técnicos y secundarios, indica que no siempre es acertada la suposición de que la mayoría de trabajadoras del hogar tienen bajos niveles de instrucción. Esta tendencia demostraría que no es la falta de nivel educativo el factor que segrega a las mujeres para conseguir empleo sino más bien la falta de igualdad de oportunidades laborales las que las deja inevitablemente en el trabajo doméstico.

 

Organizaciones de trabajadoras del hogar estudiadas

Según refiere la OIT, existen más de treinta organizaciones de trabajadoras del hogar en Latinoamérica y el Caribe (2010-2011). Sin embargo, en el Cuadro 3 se muestra sólo las 23 organizaciones que respondieron la encuesta. Se incluye también organizaciones no propiamente sindicales, en la medida que son parte de estructuras organizativas en que se adopta un enfoque gremial.

La distribución de las 23 encuestas por países son: 10 organizaciones en los países del Cono Sur: Argentina (4), Chile (2), Paraguay (3) y Uruguay (1), 7 organizaciones en los países andinos: Bolivia (1), Ecuador (1) y Perú (5) y 6 organizaciones en Centro América: Costa Rica (1), Guatemala (1), Nicaragua (1), República Dominica (2) y México (1).

 

 

3.1. Caracterización de las organizaciones de trabajadoras del hogar en las Américas

 

Antigüedad

A pesar de las grandes dificultades que han enfrentado las trabajadoras del hogar para organizarse, ellas tienen una gran trayectoria de organización y participación para la defensa de sus demandas. Según manifiestan las encuestadas, los primeros intentos de organización de las trabajadoras del hogar en el continente se registran en la década de los noventa.

A nivel de los Países del Cono Sur destacan como la más antigua el Sindicato Interempresas de Trabajadoras del Hogar de Chile (fundada en 1947). En Argentina, la Unión de Personal de Casas Particulares (1960) y el Sindicato de Personal de Casas de Familia (1963) también tienen larga tradición. Posteriormente, nace el Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay (1993). Los restantes corresponden a la última década: Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas de Uruguay (2005) y la Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico de Paraguay (2008). En Argentina, destacan: el Sindicato de Empleadas de Casas de Familia de Entre Ríos (2009) y el Sindicato de Empleadas de Casas de Familia de San Juan (2011) y en el año 2012 se tiene la creación del Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa en Paraguay.

En los Países andinos la organización con mayor antigüedad es la Asociación Nacional de Trabajadoras del Hogar en el Perú que fue fundada en el año 1970, seguida por la Federación Nacional de Trabajadoras Asalariadas del Hogar de Bolivia (1993) y la Asociación de Trabajadoras Remuneradas del Hogar de Bolivia en 1997 que en 1998 obtiene personería jurídica. Durante la última década se crean en el Perú cuatro nuevas organizaciones: el Sindicato Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar del Perú (2006), el Sindicato de Trabajadoras del Hogar de la Provincia de Huaura (2007), el Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Lima Este (2012) y la Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar (2013).

En los Países de Centroamérica y México, destacan la Asociación de Trabajadoras Domésticas en Costa Rica creada en el año 1990. Es a partir del año 2000 que se crean más organizaciones de trabajadoras del hogar, así tenemos el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar en México (2000). Posteriormente en el año 2009 se crea la Asociación de Trabajadoras del Hogar a Domicilio y de Maquilas en Guatemala y la Federación Nacional de Mujeres Trabajadoras que afilia a las trabajadoras del hogar en República Dominicana; en este último país se crea el Sindicato Nacional de Trabajadoras Domésticas en el año 2012.

 

 

No hay homogeneidad con respecto a la antigüedad de las organizaciones de trabajadoras del hogar en las Américas. Sin embargo, podemos concluir que las primeras organizaciones de trabajadoras del hogar en el continente surgen en la primera mitad del siglo XX. En los años 70 y 80 aumentó el número de organizaciones y actualmente casi todos los países de la región cuentan con organizaciones y sindicatos de trabajadoras del hogar.

 

Origen

Según refieren las encuestadas las primeras organizaciones de trabajadoras del hogar en América Latina y el Caribe nacen a la luz de la Iglesia Católica (CINPECAF en Argentina45, FENATRAHOB en Bolivia46 y ANTRAH en Perú47). Esta última mantiene el vínculo.

Otra forma de referirse a esta dimensión es la que aparece en varias organizaciones de trabajadoras del hogar que señalan episodios sociales que empujaron a su creación:

 

“Ante el incumplimiento y abuso de los empleadores que no cancelaban puntualmente su sueldo, o para evitar cancelar liquidaciones, acusaban a las compañeras de ladronas y las denunciaban ante el ministerio público. Al mismo tiempo, las compañeras sufrían mucha violencia de género. Existía abuso sexual, psicológico, físico y verbal. Todo esto nos impulsó a organizarnos y formar nuestra Asociación para brindarle asesoría legal y capacitación a todas las trabajadoras remuneradas del hogar” -ASOCIACION DE TRABAJADORAS REMUNERADAS DEL HOGAR (ECUADOR)-

“UPACP se creó a principios del Siglo XX (…) con la finalidad de proteger y dar cobertura a todas las personas que trabajaban y lo continúan haciendo, en casas de familia, a cambio de una remuneración; un sector y actividad que durante muchos años resultó desprotegido y si se quiere hasta “desamparado” de la normativa laboral tuitiva”. UPACP (ARGENTINA)

 

45 “Su origen es el Centro “Las Marta” de la provincia El sindicato fue fundado en la provincia de Córdoba en 1963, alcanzando personería gremial en 1970. Su origen es el Centro “Las Marta” de esta provincia, nacido de la acción de varias parroquias de la iglesia católica, siguiendo la obra de Monseñor de Andrea, preocupado por el riesgo que corrían las mujeres jóvenes provenientes del norte argentino migrantes a Buenos Aires, creando alberges y proporcionando herramientas para poder acceder al campo laboral, incluyendo la alfabetización. Este enfoque ha sido superador del practicado por distintas iglesias, que en la práctica han actuado de forma sobreprotectora, influyendo para que la mujer en general quede recluida en el ámbito doméstico. El sindicato también fue patrocinado por ASA, Acción Sindical Argentina, de orientación cristiana”. Fuente: Encuesta realizada por CSA, 2009 a a Alcira Burgos.

46 “En 1984 una trabajadora del hogar fue acusada de robo por su empleador por reclamar sus beneficios por años de trabajo, con lo que estuvo a punto de entrar a la cárcel. Entonces con apoyo de la hermana Emilia Torrico, se funda el Sindicato de Trabajadoras del Hogar Zona Sopocachi, logrando que le restituyan sus derechos a la trabajadora. Surge también la idea de una Ley para las Trabajadoras del Hogar. En 1987 se funda el Sindicato de Trabajadoras del Hogar en Cochabamba, y al año siguiente una estructura no sindical en Santa Cruz, en relación con la Casa de la Mujer (que se convertirá en sindicato en 1998). Fuente: Entrevista realizada por OIT-Lima en 2009, a Daniela Quenta, Secretaria Ejecutiva.

47 ANTRAH nació como ANEH, Asociación Nacional de Empleadas del Hogar en 1972, en un ambiente de la Parroquia de Surquillo, bajo la asesoría de las “Hijas de Corazón de María”. Al presentarse dificultades y no siendo su carisma, fue entregada al Arzobispado de Lima, que a su vez en diciembre de 1979 Monseñor Juan Landazuri –Rickets encomendó a ANEH, en manos de las religiosas de María Inmaculada, que por carisma fundacional trabajan por la evangelización y promoción integral de la juventud trabajadora del hogar. En 1989 fue nombrada por la Santa Sede Patrona de las Trabajadoras del Hogar en el Perú a “Santa Vicenta María López y Vicuña, fundadora de las religiosas de María Inmaculada. En 2000, por razones de documentación se cambia el nombre de razón social en los registros públicos, pasando a su denominación actual. Participa activamente como movimiento laical perteneciente a la Iglesia Católica Universal”. Fuente: Encuesta realizada por CSA en 2011, a Epifania Mantilla, Presidenta ANTRAH.

 

“La Asociación comenzó en 1984, cuando un grupo de trabajadoras domésticas decidió organizarse para defender sus derechos, al conocer la impactante noticia de que un empleador quemó la cara a una compañera con una plancha por no haber planchado su terno. La lucha ha sido muy dura porque nadie quería apoyar a las trabajadoras domésticas porque eran las mismas mujeres de las clases altas las que explotaban a las mujeres trabajadoras domésticas que tenían en sus propias casas y estas mujeres hablaban de derecho de los dientes para afuera y con ese escudo vivir a nombre de los pobres empobreciendo más a las más pobres. Nosotras hemos salido adelante sin apoyo al menos de organizaciones del Ecuador. Al inicio de nuestro trabajo muchas veces preguntaban por la Organización y nadie daba razón, estaba muy invisible. Con el transcurrir del tiempo se ha logrado establecer contactos con las diversas instituciones del país”. ASEDAL (ECUADOR).

Otras organizaciones refieren haber tenido apoyo para su creación de parte de las organizaciones de mujeres existentes en el país: “

Se creó en 1990 por falta de quién defendiera a las trabajadoras domésticas. Se nació dentro de la alianza de Mujeres Costarricenses”. ASTRADOMES (COSTA RICA)

“ATRAHDOM, nace en enero del año 2008, de hecho, y a la legalidad en noviembre del año 2009. Agobiadas por la falta de apoyo en asesoramiento y acompañamiento de las dirigencias sindicales, y a la falta de organizaciones de mujeres trabajadoras, consideramos 5 ex dirigentes sindicales, organizarnos, para brindar, formación y capacitación en derechos laborales a mujeres trabajadoras en las ramas laborales de mayor vulnerabilidad. Sin recursos y espacio físico, nos lanzamos, a ser un espacio de opinión, de protesta y propuesta. Apoyadas por las organizaciones del movimiento de mujeres en Guatemala, siendo parte de un esfuerzo por erradicar la violencia laboral, contra las mujeres…” ATRAHDOM (GUATEMALA)

Otras organizaciones destacan el apoyo de las organizaciones sindicales para su creación, como es el caso de la FENATRAHOB en Bolivia, que entre sus antecedentes históricos destaca:

“La organización del Sindicato de Culinarias en 1935 a raíz de que la municipalidad decretó que las mujeres con polleras no deberían de hacer uso de los tranvías, hecho que era discriminatorio. Finalmente lograron que se aboliera esta disposición. Este movimiento se afilió a la Federación Obrera Local (FOL) en 1936, logrando que se aprobara una resolución de apoyo a sus reivindicaciones: indemnización, descanso dominical, vacaciones de diez días. También pedía reconocimiento del arte culinario como profesión, jornada de 8 horas, descanso los domingos, sustitución de la palabra “doméstica” por “empleada de labores del hogar“. En 1950 se desvanece el Sindicato de las Culinarias por falta de base”.

En República Dominica se menciona a la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC):

“En agosto de 2012 fuimos motivadas para organizar el sindicato por una campaña sobre los derechos de las trabajadoras del hogar que implemento la CASC en República Dominica” SINTRADOMES (REPÚBLICA DOMINICANA)

En Uruguay y Argentina las organizaciones de trabajadoras del hogar también destacan el apoyo de las organizaciones sindicales para su constitución.

“… se transformó en Sindicato en 1985, aunque dejó de funcionar unos años después. Fue reconstituido en 2005, promovido por la Secretaria de Organización del PIT-CNT y el Departamento de Género y Equidad, con un apoyo del Sindicato de la Aguja”. SUTD (URUGUAY)

“Nuestro sindicato nace gracias al interés puesto por los representantes de esta central de trabajadores (CTA), quiénes nos fueron guiando y capacitando en cada paso, si hoy nuestro sindicato es referente del sector es gracias a esta relación existente entre ambas organizaciones”. SIDECAF – ENTRE RÍOS (ARGENTINA)

 

Este primer acercamiento a los orígenes de las organizaciones de trabajadoras del hogar en la región, nos permite observar que un elemento común en el nacimiento de varias de las organizaciones fue el apoyo de los grupos católicos, particularmente de la Juventud Obrera Cristiana (JOC). Otra forma de aparición está relacionada con episodios sociales y políticos; así como con el apoyo de las organizaciones sindicales en sus diferentes momentos.

 

Afiliación

Realizar un análisis de la afiliación en las organizaciones de trabajadoras del hogar, es una tarea difícil por la carencia de datos estadísticos homogéneos y fiables que permitan la comparación. Sin embargo, este indicador resulta muy importante para medir el número real de afiliación.

A nivel de los Países del Cono Sur según refieren las encuestadas las organizaciones de mayor afiliación se encuentran en Argentina: UPACP con 50 mil afiliadas/os y SINPECAF con 6,420. Las demás organizaciones son de afiliación media (Argentina: SINDECAF de Entre Ríos ,596 y SINDECAF de San Juan, 490, el SUTD Uruguay y el SINTRACAP de Chile con 200 afiliadas respectivamente; y de menor afiliación la Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico de Paraguay con 120 afiladas, el Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay con 75 afiliadas y el Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa en Paraguay con 55 afiliadas.

En los Países andinos la organización de mayor afiliación se encuentra en Bolivia: FENTRAHOB con 7,028 afiliadas; y de afiliación media en Perú FENTRAHOGARP con 635 y SINTRAHOGARP con 500. Ecuador con 300 afiliadas/as. Entre las organizaciones con menor afiliación se encuentran ANTRAH CON 300 afiliadas/os, SINTRAHLES con 65 y SINTRAHOPH con 30 afiliadas en el Perú.

En los Países de Centroamérica y México, las organizaciones con mayor afiliación están en República Dominica FENAMUTRA con 4,300 afiliadas/os y SINTRADOMES con 3,600 afiliadas/ os), Costa Rica, ASTRADOMES con 2,510 afiliadas y México -el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar- afilia a 1,500 trabajadoras/es del hogar. Las organizaciones con menor afiliación son: ASTRADOMES de Nicaragua con 110 afiliadas y ATRAHDOM de Guatemala con 52 afiliadas.

Las tasas de afiliación varían por país y por organización. Sin embargo, aunque muchas de las organizaciones no tengan una base muy amplia, lo que queda claro es que han tenido logros muy congruentes con su origen, especialmente en el terreno de la reforma laboral. „

 

Afiliación por sexo

Para contextualizar la alta presencia de mujeres en las organizaciones de trabajadoras del hogar en la región, es importante recordar que el trabajo doméstico remunerado desde el punto de vista numérico es la ocupación más importante para las mujeres de América Latina y el Caribe. Según la OIT 14 de cada 100 mujeres son trabajadoras del hogar.

Esta situación ha contribuido a que muchas de las organizaciones se hayan identificado como una organización exclusivamente femenina y hasta la fecha no registren la participación de hombres, como es el caso de ATRAHDOM (Guatemala), los tres sindicatos en Paraguay (Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay, Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa y la Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico).

Sin embargo, en los últimos años se ha producido una mayor tendencia para incorporar a hombres dentro de las organizaciones de trabajadoras del hogar. Según refiere el 61% de encuestadas, dentro de sus organizaciones se registra la presencia masculina aunque en una mínima proporción: En Argentina, SINPECAF (0.3%), en Costa Rica, ASTRADOMES (0.39%), en Uruguay, SUTD (0.66%). La proporción de afiliación femenina alcanza al 1% en Ecuador (la Asociación de Trabajadoras Remuneradas del Hogar) y Perú (FENTRAHOGARP y SINTRAHOGARP).

Esta tasa de afiliación masculina se incrementa a 2% en México (Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar), 3% en Perú (ANTRAH) y en República Dominicana (SINTRADOMES); así como en 6% en UPACP y en SINDECAF, San Juan de Argentina.

La mayor participación de hombres se encuentra en Argentina, SINDECAF, Entre Ríos (23%), y en Nicaragua, ASTRADOMES (45%). „

 

Afiliación juvenil

Tradicionalmente, el trabajo doméstico remunerado ha sido la puerta de entrada al mercado de trabajo para mujeres jóvenes rurales que migraban en busca de ingresos y expectativas de incorporación a la vida que ofrecía la ciudad. Si bien el peso de las jóvenes rurales ha disminuido en la Región; la tasa de afiliación juvenil en las organizaciones de trabajadoras del hogar aún se mantienen aunque en baja proporción. Según las encuestadas, el 78% de organizaciones de trabajadoras si cuenta con una tasa de afiliación juvenil, mientras que el 22% no responde a la pregunta.

Los porcentajes de afiliación juvenil varían entre los países y organizaciones. Es en las organizaciones de trabajadoras de los Países del Cono Sur donde hay una mayor presencia de jóvenes (43%). A nivel de los Países andinos es más baja la presencia de jóvenes (30%) y en los Países de Centroamérica y México el porcentaje alcanza al 26%.

 

 

En la realidad las cifras de las jóvenes mujeres que migran del campo a la ciudad en la Región podrían ser mayores si las estadísticas captaran a las trabajadoras jóvenes que trabajan por hora o por día, a las trabajadoras jóvenes no registradas, a las migrantes indocumentadas y a las niñas que realizan trabajo infantil doméstico. 

 

Afiliación de Inmigrantes

El trabajo doméstico tiene una estrecha relación con los flujos migratorios nacionales e internacionales. La feminización de la migración en las Américas se da en el marco de los efectos sociales y políticos de la globalización. En los últimos años se ha producido, además, un gran movimiento migratorio de mujeres que buscan mejores opciones laborales en otros países de la región donde el trabajo doméstico remunerado ofrece mayores ingresos.

Es importante destacar que la migración intrarregional está en aumento. Los flujos más destacados se identifican de Nicaragua a Costa Rica, de Bolivia y Perú a Chile y de Paraguay a Argentina. Esta constatación permite explicar en cierta medida que cerca de la mitad (48%) de organizaciones de trabajadoras del hogar en las Américas tienen entre sus afiliadas a mujeres migrantes. El 52% de personas encuestadas no responde a la pregunta; ya sea por desconocimiento o por no tener personas inmigrantes dentro de su organización.

En el Gráfico 3 podemos observar que la presencia de personas inmigrantes varían entre los países y organizaciones. Es en las organizaciones de trabajadoras de los Países del Cono Sur donde hay una mayor presencia de inmigrantes (43%). A nivel de los Países andinos es más baja la presencia de inmigrantes (30%) y en los Países de Centroamérica y México el porcentaje alcanza al 26%.

 

 

Las trabajadoras que migran es un grupo muy diverso y reflejan las desigualdades sociales de los países de origen. A pesar de su situación las encuestadas advierten que es muy poca o ninguna la protección que se le ofrece a las trabajadoras del hogar en los países de destino, y aún menos en los países de origen, de ahí se explica que muchas de las organizaciones de trabajadoras del hogar las hayan incorporado a este sector de mujeres entre sus agremiadas.

 

Tipo de organización

Según refieren las encuestadas, 10 de las organizaciones están afiliadas a la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLACTRAO) y 7 de ellas están afiliadas a la Red Internacional de Trabajadoras del Hogar, como se observa en el siguiente cuadro:

 

 

San Juan afiliados a la Central de Trabajadores de Argentina (CTA). En Paraguay el Sindicato de Trabajadoras del Hogar y Afines de Itapúa está afiliado a la CUT Auténtica y el SUTD de Uruguay está afiliado al PIT-CNT. En Chile el SINTRACAP está siendo apoyado por la CUT y están esperando afiliarse luego de constituir una federación nacional.

A nivel de los Países andinos, la FENATRAHOB de Bolivia está afiliada a la Central Obrera Boliviana (COB) y en el Perú el SINTRAHOGARP y la FENTRAHOGARP (de reciente creación) está afiliada la Central Unitaria de Trabajadores del Perú (CUT). En los países de Centroamérica, la FENAMUTRA está afiliada a la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD) y SINTRADOMES a la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC). La organización de México está afiliada a la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

Entre las asociaciones se encuentran un caso de vinculación con el sindicalismo en un plano menor: la ATRAHDOM de Guatemala tiene una unidad de acción o coordinación de alianza con el movimiento sindical autónomo de Guatemala, que aglutina a la Confederación de Unidad Sindical de Guatemala (CUSG), Central General de Trabajadores de Guatemala (CGTG), Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala (UNSITRAGUA) y MTC. Asimismo, señala que tiene una alianza con la Unión Guatemalteca de Trabajadores (UGT). La Asociación de Trabajadoras Remuneradas del Hogar de Ecuador y la Fundación Margarita Pozo que centra su atención en personas adultas mayores no responde el tipo de vinculación que tiene con el sindicalismo. „

 

Cuotas

Menos de la mitad (43%) de organizaciones de trabajadoras del hogar en los países del Cono Sur declaran que sus afiliadas cotizan pero que el pago es bastante escaso. Es menor el aporte de la cuota en el caso de los países andinos (30%) y de los Países de Centroamérica y México. Esta baja tendencia de cotización se puede explicar por la aguda limitación económica que declaran tener las afiliadas para pagar cuotas u otros gastos que requiera la organización.

 

 

„Estrategias, acciones y vínculos

En general las encuestadas no hacen referencia a las estrategias que desarrollan dentro de sus organizaciones, la respuesta a las encuestas son básicamente descriptivas, como se observa en el siguiente cuadro:

 

 

3.2. Acciones

 

Entre las principales líneas de acción que se realizan a nivel de todas las organizaciones de trabajadoras del hogar destaca la capacitación con diferentes contenidos (desde el conocimiento de sus derechos hasta una diversidad de temas relacionados con la autoestima, alfabetización, sindicalización, negociación, violencia contra las mujeres, idiomas, y la formación en los temas de cuidado (infantil, personas enfermas y adultas mayores) administración del hogar, cocina y repostería entre otros) y diferentes modalidades (charlas, talleres, seminarios, círculos de estudios, escuelas, programas educativos y centros de educación técnica productiva (CETPRO)).

Es importante destacar que en muchos países las organizaciones de trabajadoras del hogar han creado sus propias escuelas de capacitación orientadas a la profesionalización de este sector. Así tenemos, UPACP de Argentina ha creado (2006) una Escuela de Capacitación con el fin de lograr la profesionalización de sus afiliadas en sus diferentes sedes con el apoyo del Ministerio de Educación así como los gobiernos locales. ANTRAH en Perú ha constituido un Centro de Educación Técnica Productiva (CETPRO) con diversas carreras profesionales y la FENTRAHOGARP en el mismo país señala desarrollar capacitación técnica en computación y en el manejo de las laborales en su centro de trabajo.

SINTRAHLES en el Perú indica que sus afiliadas vienen participando en el Programa de Formación Técnico Laboral con Enfoque de Género el mismo que lo han organizado en alianza estratégica con la Asociación de Desarrollo Comunal (ADC), con la Universidad Cesar Vallejo y la Asociación de Municipalidades del Perú. Asimismo, señala que han sido beneficiarias de un Curso de Computación con Enfoque de Género organizado por la ADC.

A partir de estas experiencias las trabajadoras del hogar en los diversos países reivindican la profesionalización del trabajo doméstico remunerado, destacando que es una actividad que requiere cierto grado de cualificación que implica la adquisición de conocimientos y capacitación.

 

 

La asesoría legal y psicológica es otra de las líneas que desarrollan con mucho énfasis las organizaciones de trabajadoras del hogar. Principalmente están dirigidas a las afiliadas que son víctimas de la violencia física, psicológica y sexual, así como a aquellas que no se les respetan sus derechos laborales.

Por otro lado, todas las organizaciones indican que desde el inicio de su fundación una de sus principales líneas de trabajo ha sido el impulso de la acción legislativa para la aprobación de los proyectos de ley a favor de las trabajadoras del hogar. Al respecto, las encuestadas, coinciden en señalar que en este proceso han luchado mucho y han compartido sus propuestas, experiencias y sobretodo han intercambiado sus estrategias para hacer frente a las resistencias que encontraban en contra de sus iniciativas legislativas.

La afiliación de trabajadoras del hogar es otra línea de trabajo impulsada por las organizaciones. Se destaca que uno de los principales objetivos de las campañas de afiliación es llegar a mujeres jóvenes a través de los centros educativos y visitas en situ.

Más de la mitad de organizaciones brindan servicios de apoyo para la búsqueda de empleo, debido a que ésta es una necesidad y una demanda permanente de las trabajadoras del hogar. Mediante la intervención en el proceso de contratación muchas de las trabajadoras del hogar han logrado condiciones más justas de trabajo. Sin embargo, las encuestadas manifiestan que no es tan fácil llevarla a cabo por la resistencia de muchas personas que no reconocen ni valoran los derechos de este sector de trabajadoras.

Algunas de las organizaciones de trabajadoras del hogar tras reconocer que las mujeres y las niñas migrantes sufren una alarmante vulneración de sus derechos han abierto una línea de apoyo especial sobre todo para denunciar los casos de abusos ante las autoridades. Sin embargo, se advierten que cuando los casos de abuso son denunciados los procedimientos legales se demoran a menudo durante años, y las víctimas tienen que esperar sin poder trabajar. El abordamiento del acoso y abuso sexual y prevención de trata de personas es realizado por el Sindicato Entre Ríos de Argentina en alianza estratégica con una ONG llamada Red Alerta.

Entre otras actividades señaladas por las encuestadas se encuentran: la formación política de sus integrantes en el SINTROHOGARP de Perú, La UPACP en Argentina indica que promueven la culminación de los estudios primarios y secundarios de las trabajadoras del hogar dentro de las escuelas, esta acción también se extiende para las personas inmigrantes. La atención de la salud es otra línea de trabajo realizada por las trabajadoras del hogar a través de sus organizaciones.

Finalmente, se indican acciones culturales y de recreación, el SUTD en Uruguay desarrolla excursiones con el apoyo del Ministerio de Turismo. ATRAHDOM de Guatemala realiza actividades lúdicas en parques sobre derechos laborales, los días domingos; así como apoyo al cese de la violencia intrafamiliar coordinando con organizaciones de la sociedad civil del movimiento de mujeres que brindan seguimiento a los casos que transfieren.

Como se puede apreciar las organizaciones de trabajadoras del hogar en casi todos los países han desarrollado y vienen desarrollando múltiples y diversas actividades, algunas son más integrales y otras parciales (incluso acompañadas por acciones coyunturales), que les ha permitido tener logros significativos con miras a transformar las condiciones persistentes de discriminación y explotación que enfrentan.

 

3.3. Vínculos de las organizaciones de trabajadoras del hogar con instituciones y organizaciones nacionales e internacionales

 

En cuanto a la relación de las organizaciones de trabajadoras del hogar con otras de iguales características, o con instituciones no gremiales (públicas y/o privadas) que se interesan por las trabajadoras del hogar en su conjunto se tiene:

En los Países andinos, se señala en Bolivia que existe una relación muy estrecha con la Red de Mujeres y ONGs; en Ecuador ONGs, (CEPAM); Fundaciones (Fundación Esperanza, Fundación Yerba Buena, Care Internacional), Fundaciones sindicales (FOS, Centro de Solidaridad Internacional) y Organismos de Naciones Unidas (ONU Mujeres, OIT) y entre otros (Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos). En Perú aparecen instituciones con la defensa de los derechos laborales y de la mujer (ADC, Manuela Ramos, Flora Tristán, DEMUS y Care-Perú), organizaciones de trabajadoras del hogar (ANTRAH, IPROFOTH, CCTH), Organismos de Naciones Unidas (ONU Mujeres y OIT), Fundaciones (Oxfam Intermón y Fundación Friedrich Ebert), entre otros (FEJAN y JOC).

En Países del Cono Sur, se indica en Argentina que existe vínculos frecuentes con organizaciones sindicales internacionales (CSA y CSI), Organismos de Naciones Unidas (ONU Mujeres y OIT),el Fondo Global Mama Cash y Mujeres del Sur; en Chile (CONLACTRAHO y Observatorio de Género y Equidad); en Paraguay: Fondo de Mujeres del Sur, Organismos de Naciones Unidas (ONU Mujeres y OIT) Fondo de Mujeres del Sur, instituciones académicas (Centro de Documentación y Estudio, Centro Interdisciplinario de Derecho Social y Economía Política (CIDSFEP), Instituto Internacionales) e instituciones públicas (Ministerio de Justicia y Trabajo, Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables); en Uruguay se señala que existe una relación muy estrecha con la OIT.

En países de Centroamérica y México, se tiene en Costa Rica: diferentes mesas (Mesoamericanas en resistencia, la Mesa Nacional de Mujeres Migrantes, la Mesa Sindical Nacional y Regional); Las Mélidas (El Salvador), Confederación Intersindical de Mujeres (Nicaragua) y la Fundación Marielena Cuadra (Nicaragua); en Guatemala, destaca: ONUMujeres, Red Mesoamericana de Defensoras de Derechos Humanos, Red Mesoamericana de organizaciones de mujeres, Mama Cash, Consorcio o Alianza de Organizaciones, Centroamericanas, Red Internacional de Trabajadoras Domésticas y la Domestic Worker de USA; en México: ONU Mujeres, OIT, OIM, OEA, Red Internacional de Trabajadoras del Hogar, CONLACTRAHO; también se señala la CSA, CSI y WSM.

Como podemos observar a nivel de América Latina y el Caribe en los últimos años las organizaciones de trabajadoras del hogar a nivel nacional e internacional han establecido diversos vínculos con Organismos No Gubernamentales relacionados con la defensa de los derechos laborales y de las mujeres; aunque con frecuencia esta relación es sólo a nivel dirigencial.

En el ámbito sindical, lo vínculos son menos frecuentes y sólidos aunque la mayoría de organizaciones de trabajadoras del hogar mantienen relaciones de colaboración y trabajo con organizaciones sindicales y fundaciones sindicales de carácter nacional e internacional.

A nivel de los organismos de Naciones Unidas, la OIT y ONU Mujeres son reconocidas por las trabajadoras del hogar a raíz de todos los apoyos brindados en los últimos años en el marco de las campañas por la ratificación del Convenio 189 de la OIT.

La coordinación con otras organizaciones de trabajadoras del hogar (a nivel nacional e internacional) es también reconocida en la mayoría de los países de las Américas, aunque las intensidades varían de país en país.

Las relaciones con las instituciones públicas (Ministerio de Trabajo, Ministerio de la Mujer y/o instancias similares) es poco frecuente en la mayoría de los países, salvo Paraguay que si destaca estas instituciones